domingo, 30 de diciembre de 2007

El asesinato de Jesse James a manos del cobarde Robert Ford

Enorme título que se alarga y se alarga y nos da una pista de que es lo que podemos encontrar en esta cinta que ha pasado absolutamente desapercibida por televisión, anuncios, trailers en el cine... A veces me sorprende la industria.

Bueno, aquí un servidor es fanático del genero western, al menos del bueno. El mejor para un servidor fue aquel que no se tomaba a si mismo en serio, salia Clint Eastwood, le ponía música Ennio Morricone, el malo era Lee Van Cleft y lo dirigía Sergio Leone. Si, reduce mucho las posibilidades.

Después de una época en la que se producían como churros, el western cayo en una especie de ostracismo, hasta que fue rescatado con películas que eran mucho más sombrías, oscuras y nada moralizantes. Sin personajes "buenos", solo hombres malvados que caían a manos de hombres malvados en un mundo sin ley que se estaba acabando con la llegada de la civilización.

Nos llegaron los Western Crepusculares, en cuyo ámbito podemos englobar algunos de los mejores ejemplos del genero, como "Sin Perdón", "El jinete pálido" y otro gran número de ellas.

Y llegamos a esta película, la historia de la muerte de Jesse James. Vamos para el cine que es un western, me dije.

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)

El asesinato de Jesse James a manos del cobarde Robert Ford





Pues no, no era un western. Para que os hagáis una idea, en una película de dos horas y tres cuartos, el primer muerto victima de un tiroteo no aparece hasta casi la mitad de la película, y en total, hay tres. Por tanto, en esta película faltan algunos ingredientes especiales de los western.

Porque en realidad es una película que trata de los ídolos de la sociedad, de la forma en que entronizamos a personas que no lo merecen. Y de lo peligroso que puede ser para nosotros, conocer en persona a nuestros ídolos.

La cinta comienza con uno de los últimos golpes de los hermanos James, que para la ocasión se han rodeado de una banda de muertos de hambre y aspirantes a pistoleros, entre los que se encuentran los tres hermanos Ford. El menor de ellos, Robert "Bob" Ford, admira a Jesse James hasta casi el ridículo, sabiendo cada dato que los panfletos han publicado, y busca con desesperación caer bien a los hermanos James, convertirse en uno de sus socios habituales. Sin embargo, sus intentos no son agradecidos, y desde un principio es tratado como lo que es, un novato con ganas de gloria o convertirse en un pistolero de folletín.



Después del asalto al tren, la banda se reparte el botín, pero algunos miembros de la banda permanecen cerca, esperando las indicaciones de los dos hermanos James. Entonces es cuando Bob empieza a conocer de cerca a su ídolo de la niñez, Jesse. Al principio, encaja sus desprecios y desaires con tranquilidad. Posteriormente eso se va convirtiendo en frustración. Y conocer a su ídolo, solo le hace más y más humano.



Después de unas andanzas, un asunto entre dos miembros de la banda, Dick Liddil y Wood Hite, primo este ultimo de Jesse, termina a tiros y deja a Bob en una situación en la que puede elegir de que parte ponerse. Opta por volar la cabeza a Hite antes de que este mate a Liddil y eso le convierte en el asesino del primo favorito de Jesse, algo que si llega a sus oídos le costara la vida.

Tras una tensa comida en la que todos tratan de evitar que Jesse se entere de lo sucedido, Jesse se huele algo y termina por desairar definitivamente a Bob, ridiculizando su pasión por el mismo.



Eso empuja a Bob a las autoridades, a traicionar a sus amigos, a vender a Jesse, y finalmente, a matar a su ídolo, en una escena llena de dramatismo y tensión.



La película, después del asesinato de Jesse, se dedica a mostrarnos en veinte minutos, lo que eso significo para Bob, autentico protagonista de la película.

En principio diré, como dije antes, que no es un western, pero si una hermosa película. Para mi gusto quizás algo lenta, pero se ve que es una cinta que no tiene prisa en contar lo que quiere decir.

Las interpretaciones parecen diseñadas para la gala de los oscars. La de Brad Pitt, interpretando a Jesse James, solo me pareció una extensión de su papel de alter ego de Tyler Durden en "El Club de la lucha". Nos presenta a un Jesse algo psicótico, con un síndrome maníaco depresivo y muy consciente de que su momento se acaba de tal forma, que hasta facilita las cosas a su asesino. Casey Affleck, por otro lado, ejerce un papel estupendo a lo largo de toda la película, otorgando una personalidad de autentico reptil Bob, dando lastima, grima, pena, y posteriormente al asesinato, algo de compasión. Es de largo la mejor actuación de la película. También quiero destacar a Paul Schneider, a cargo del personaje Dick Liddil, un seductor que da miedo solo la forma en la que mira.

Planos de enormes campos nevados, se alternan con escenas hogareñas en la penumbra de la noche, campos de enormes trigales donde unos personajes sin rumbo no paran de mirar al horizonte, y todo ello, apoyado en una fotografía que define los exteriores en marcados tonos blanco y negro, e interiores en sepia, como fotografías viejas. Juega además con efectos de lentes cuando trata de recordar con la voz en off del narrador cuando rememora los hechos que sucedieron a la muerte de Jesse, pequeños momentos repartidos a lo largo de la película.

La música, de las batutas de Nick Cave y Warren Ellis, es como la película, algo lenta, plena de instrumentos de cuerda, pero notable, agradable y significativa en cada momento.

La dirección, a cargo de Andrew Dominik, un casi novato que en sus dos cintas parece haber querido centrarse en las biografías de criminales reconocidos, parece querer estirar los planos de paisajes como si quisiera homenajear al mismo Kurosawa.

La conclusión es positiva, una película agradable de ver, que hace pensar en lo estúpida que es la sociedad erigiendo ídolos y como se enfrentan a ellos las personas corrientes. Incluso las mismas personas que los encarnan. Algo parecido a lo que intentaba "Asesinos Natos", pero con más acierto. Del lado negativo, diré que la película es muuuy lenta, y que debido a su mala propaganda, posiblemente pase sin pena ni gloria por las carteleras.

Aun a pesar de Brad Pitt.

Conclusion: 7 de 10 Una buena pelicula para ver con tranquilidad y luego pensar.

No hay comentarios: