martes, 25 de diciembre de 2007

Jornadas Ayudar Jugando 2007

Bueno, como dijo el profeta Andrés Santamaría... "todas las cosas tienen un final, menos las salchichas, que tienen dos".

Recién cogidas mis vacaciones de Navidad (una tradición inexcusable para un niño atrapado en el cuerpo de un adulto como soy yo), agarro de nuevo mi coche, aunque por poco tiempo ya de mi propiedad, y le arreo otro chorro de kilómetros. El rumbo, por tercera vez en apenas mes y medio, es Barcelona.

Después de una primera tarde - noche en la cual se cumple con el ritual de visitar a tantos y tantos amigos que Internet mete en mi casa a diario, de tomar una frugal cena, unas charlas amistosas y ponernos al día de los últimos sucedidos, cada cual se fue a dormir. En mi caso al hogar de Hagrid, es decir, Fiber, un tío que en otra vida debió de ser Anfitrión, el padre adoptivo de Hércules, porque el nombre le va como anillo al dedo.

La mañana siguiente discurrió entre compras acompañado de Draud y Akatsuki, pildoritas dulces en una original "farmacia" del centro, comics, mangas, largas caminatas y canciones berreadas por parte de los chicos o bien entonadas por parte de Akatsuki. Por desgracia, mi cerebro, necesitado de azúcar me dio un pequeño bajón y me quede algo amuermado. Lo lamento chicos.

Bueno, después de comer recogimos a la cómplice con la que había preparado una pequeña actividad plagiada a los chicos de ARMS. Llegaba Isil, con quien presentaría el Friki Musical, ayudado técnicamente por Fiber.

Y por fin pude ver la sagrada familia. Joer, a la tercera va la vencida. Pero para una vez que me acerco, esta en obras... que putada... (modo chiste)



Bueno, pusimos rumbo al Casinet, donde enseguida nos apalancamos con Valeria y Willow aprendiendo a jugar a todo lo que fuese menester... A fin de cuentas son las jornadas de juegos de mesa y demás demostraciones.





El asunto estaba en plena preparación. Las jornadas hasta ese momento consistían en un montón de tipos en camiseta naranja, llevando mesas y sillas de un sitio a otro, abriendo cajas, disponiendo su contenido a la vista y conspirando a puerta cerrada. En estas fotos podéis comprobar algo así como el "Como se hizo"...









En la Ludoteca ya se abría la posibilidad de retirar algún juego para aprender, disfrutar con los colegas o sencillamente mirar los bellos dibujillos. En la Sala 3, comenzaba una conferencia sobre el arte y ciencia del diseño de juegos de mesa. Sesudo tema donde los haya.



Bueno, aquella noche disfrutamos de una agradable cena, Willow, Valeria, Isil, Fiber, Draud y el que firma estas líneas en una tapería que se encuentra justo enfrente del recinto del Casinet. Y hala, para casita, a disfrutar de la comodidad del sofá de Fiber. Que al día siguiente es sábado y comienza la venta de ejemplares. Entre mis mantas soñaba con hacerme con esos módulos que mi colección ansia para sentirse completa...

Iluso...







Nuevamente, la idea es de mi filosofo de cabecera, Andrés. A la próxima convención friki me voy con un pastor eléctrico. Será la única manera de abrirse paso hasta el meollo de donde residen los objetos realmente interesantes en sitios como este. En fin...

Por fortuna, las jornadas no solo nos ofrecen sitios donde intercambiar moneda de curso legal por libros que pasaran a acumular polvo en nuestras estanterías, haciéndonos sentir más molones. También nos permiten jugar y por unos momentos, apartar los problemas de la cabeza.


















(Se parece a Hagrid, insisto)







Ahí estaba Natalia, buena amiga de Fiber a la que ya conocí en mi visita anterior, apasionada de la cultura de China hasta la médula, para enseñar a los tres frikis, Draud, Isil y un servidor, los entresijos del Mahgong. Que ya tenía ganas de conocer yo sus reglas.



Después de unas partidas, que por supuesto, gane, nos reclamaba la competición oficial. El divertido juego de "Time´s Up" (de la mano de Crómola, los creadores de "Jungle Speed") puso a prueba nuestra capacidad de definición primero (en la que ganamos con cierto margen), de retención y asociación verbal después (aquí nos estancamos un pelín), y para finalizar, de nuestra capacidad de expresión a través del lenguaje corporal y de la mímica (donde arrasamos claramente). Naturalmente, mis frikis y yo ganamos... ¿Cabía alguna otra posibilidad?



Después de una comida... rara, en un restaurante libanés, regresamos a las jornadas. De repente, el área de cómics estaba vacía y pudimos acercarnos sin sufrir ninguna herida de gravedad hasta la primera línea. Nota mental para otros años. Como los cómics y suplementos se van extrayendo de forma paulatina a medida que las cajas expositoras se vacían, lo mejor es confiar en la suerte y acudir a la hora de comer, que es cuando aquello se vacía, y uno puede revisar las existencias con calma, reflexionar sobre lo adecuado de la compra y demás tareas con la calma suficiente. Eso o tener una lista y un colega en la organización. Ambos métodos valen.

Los juegos y las actividades continuaban





(¿dónde se vio una reunión de frikis sin un "Dance Dance Revolution!")



, y ya por la tarde disfrutamos de una partida de "¡Sí Señor Oscuro!", unas copas antes de despedir a Akatsuki, que a pesar del sueño que la asediaba vino a vernos, y una rápida despedida, pues un cumpleaños con gente de tentencafe se había colado entre mis planes.
Dios, a veces odio ser tan popular :P.

Nuevo día. A pesar de los pesares y de haber dormido tan poco, llegaba el domingo, un domingo en que debería haberme disfrazado nuevamente de Duffman para presentar el concurso que pone a prueba vuestra agudeza auditiva y memoria friki. Por desgracia, ir con solo 5 horas de sueño es una manera fácil de olvidar cosas... como el disfraz.

Pero bueno, tampoco pasa nada. Después de hacer esperar mucho a la organización pudimos organizar un divertido concurso, aunque a la pobre Isil nadie reconocía su disfraz (¡PICARAAA joder!, ¿o es que no veis la mecha del pelo? ¡Casi se nos deprime!). Debo reconocer que el concurso llevaba mucho nivel, pero también había gente con nivel. Y desgraciadamente, como hacia de maestro de ceremonias, no pude hacer ninguna foto. Agradeceré que alguno de los que estéis leyendo estas líneas y dispongáis de alguna instantánea, me la hagáis llegar o la publiquéis en la zona de comentarios.

Bueno, después de aquello, mi deber como friki estaba cumplido. Después de comer en un buffet libre de estilo wok oriental, donde incluso pegue una cabezada, volvimos para estar presentes en la subasta final. Mientras comenzaba, disfrutamos de una partida de "Fairy Tales", junto a Valeria y Willow, un juego, que sinceramente chicos... me pareció demasiado confuso.

Bueno, llegaba el gran momento. Las pujas.



Fue cruel. Se rompieron amistades, matrimonios y reputaciones, pero había muchas cosas por las que pujar y egos que inflar... Servidor intento hacerse con un "V de Vendetta" firmado por David Lloyd, y no pudo ser, pues me plante en 114 €, mientras Cauche, fue capaz de llegar a 116. También intenté hacerme por un cómic de "Mortadelo y Filemon", pero también se me escapo por 66 €. Es frustrante...
Incluso llegue a pujar 75 € por un libro de Harry Potter firmado por su autora, que algún perturbado, no diré cual, llevo la puja hasta los 200 €. Como somos los frikis.

Pero que coño, como es para los niños, me hice con la camiseta de Ricard Ibáñez. No por Ibáñez sino porque en su camiseta aparece mi adorado Monstruo de las Galletas, mi avatar personal, mi imagen virtual. Actualmente, la camiseta se encuentra en una lavadora donde permanecerá durante las tres próximas semanas en el programa de lavado NBQ.

En fin, finalizando. Acaba un año de frikis, un año que bien podría ser el comienzo de un libro al estilo J. J. Benitez... no sé, algo como "100.000 kilómetros tras los frikis". Un año en el que mis contactos del mesenger se han duplicado. Un año en el que mi pasión por fotografiar nuestras pasiones me ha llevado a sitios que jamás había pisado. Un año que ha cambiado mis miedos. Un año que ha ampliado un poco mis horizontes.

Y el que viene se plantea aun mejor. Este solo fue una toma de contacto. El comienzo.
Maldita sea... ¿dónde me compro un salacot?
Muchas más noticias de eventos frikis, críticas de cine, de cómic, y pensamientos tremebundos y sesudos en el 2008.

Gracias por leerme.
Y Felices Fiestas.

P.S: He llegado a la conclusion de que mi mochila de Yoda liga mas que yo... pero para todos aquellos que quereis saber donde conseguir una similar... Aqui la encontrais.... No me deis las gracias todos a la vez :)

Dedicado a los que sé que me leen, Alba, Eduard, Henar, la otra Henar, Fiber, Sergio, Kat, y tantos otros que me han dicho que me leen, cuyos nombres no recuerdo, pero sus caras si se me aparecen. Vosotros hacéis que cada segundo que gasto escribiendo estas líneas merezca la pena.

A Sergio, por prestarme tu ordenador y tu ADSL para subir esta bitácora... es duro estar lejos de casa.

Y a Andrés, por ser tan majo. Ahora mi colección se siente un poco más completa.

2 comentarios:

Sergio Ivan dijo...

Yo, con que ganas me he quedado de ir, bueno, que se le va a hacer, habrá que reservar vacaciones para el próximo año. :)

Por cierto David, 2 datos, al final cuanto se recaudó en la subasta? y por cuanto salieron los libros firmados de los Fuzztons?

Quaid dijo...

Pues si se sabe. Segun la organizacion, 7000 € del ala...

Y los comics que nos conseguiste Sergio, se valoraron en pack por 20€