miércoles, 30 de enero de 2008

Lemas Vitales (6)

"Empezamos a morir cuando dejamos de jugar"
No recuerdo su autor, lo siento...

lunes, 28 de enero de 2008

Por petición popular...

Porque dos personas son plural, y entonces es popular... Pero no lancemos las campanas al vuelo, algo a lo que soy muy dado. Mis dos protegidas piden que actualice, yo actualizo...


Faltaría más...

El caso es que me acabo de terminar de ver "El Cuervo", de esas cosas que uno tiene que ir haciendo cuando su lista de DVDs por ver va alcanzando cotas preocupantes.

Y el caso es que me reafirmo en lo dicho en más lugares. Es una película de Charles Bronson, con toques sobrenaturales. La historia es simple y muy lineal. Pero amigo... tiene alma. Música y puesta en escena salvan algo que sin ese toque goticazo... no habría salvado ni la muerte accidental (nunca insistiré demasiado) de su protagonista.

Y es que "El Cuervo" cayó a mi colección (algo que tengo pendiente de publicar en cuanto termine de actualizarla) este fin de semana, el sábado más concretamente, en mi visita semanal para arrancar a Katt de los libros y dejar que su mente se aleje por unas horas de las palabras esdrújulas y los espacios intracelulares. No fue lo único que gaste.

También compre un peliculón de los que hacen afición "Atraco Perfecto", de Stanley Kubrick, el libro de Chuck Palahniuk "Club de Lucha" (exacto, el que inspiro la peli), y ¡tachan tachan!... largamente esperado en mi biblioteca...


"El Libro de los Gnomos". Llamándome David, y habiendo tenido ocho años cuando aquella fantástica serie estuvo en antena, o adoro los gnomos o los detesto. Y fue lo primero. Lo que me extraña es no haber sido médico.

Y es que cuando te vas a Zaragoza con muuucho tiempo por delante tiendes a caer siempre en los mismos sitios. Aquellos que tienen a bien subvencionarte la estancia en el aparcamiento, lo que llega a ser un verdadero problema en Zaraghotam. Y entre ellos, la FNAC es el mal.

Finalmente, después de comer una agquerosa hamburguesa, recogí a mi queridísima amiga y protegida y fuimos de nuevo, al mal. Yo no te obligué a comprar, pequeña, en contra de lo que tú dices. Yo solo conducía y ponía cara de póquer cuando te ibas comprando película tras película que te calificaban (Katt dixit) de "gotiquilla de mierda". Además, te negaste a entrar a ver la nueva película de Mortadelo y Flemón. Eso nos habría alejado durante un rato al menos de los lugares de gasto.

Pero bueno, por otro lado, nos permitió estar libres para que te pudiera presentar a mi coleguilla Willow, navarrico de pro que había dejado caer sus huesos en la capital del viento con motivo de un campeonato de Warhammer (lo siento, no he cubierto el evento porque tengo un trauma con dicho juego relacionado con los dados de seis caras). Y el a su vez nos presentó a Ainoa, un encanto de muchacha que se NEGÓ a ser retratada por este que os escribe, y que nos hizo de Cicerone del club de rol maño, Dado de Dragón, al que prometo volver y puede que convertirme en socio. Déme dios la suerte necesaria para conseguir un curro en la capital y me tendrá que sacar de la sede la Guardia Civil.










Un fin de semana normalito ¿verdad? Jo, pues lo necesitaba, necesitaba un poco de charla intrascendente y reírme con ganas, jugar a algún juego de mesa, y ver que mientras hay vida hay esperanza. Vivir en un pueblo, entre otras cosas, consume mis energías y mis ilusiones. A ver si tengo suerte y celebro las próximas Navidades en un lugar que sea más de mí agrado.

Porque no se si lo habréis notado... pero ya nos hemos cargado el mes de enero. Once más y vuelta a las Navidades... y es que el tiempo pasa más rápido de lo que nos gusta ahora que somos adultos.

domingo, 27 de enero de 2008

Lemas Vitales (5)

Hoy, me he acordado de una gran frase al hilo de lo que me ocurre siempre que saco de paseo a mi mochila de Yoda.

"Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti."
Oscar Wilde, escritor.


Y es que este tipo era una mina. Luego, creo que fue Winston Churchill quien la dio algo más de gracejo, al decir aquello de "Que hablen de nosotros aunque sea bien".

Y es que... ¿que más da que la gente ria de mi o conmigo porque llevo una mochila graciosa? ¿Cuanto perdurará mi imagen en su mente? ¿Y que influencia puede tener sobre mí la opinión de unas personas que lo más probable, es que jamás vuelva a ver?

Pues eso. "La vergüenza para robar"

viernes, 25 de enero de 2008

Lemas Vitales (4)

Llevo unos días trabajando en un proyecto de concurso, que, con suerte, vera la luz en las próximas TdN. Debido a su temática, me esta obligando a rememorar (y cantar) las canciones de cabecera de decenas de antiguas series que llenaron mi infancia, así como las de todos los de mi "quinta"... la malhadada Generación X (1972 - 1980).

Y cuando ha sonado "David el Gnomo", me he emocionado como un pánfilo. Que le voy a hacer... y me he dado cuenta. Debía esta frase, que es una de mis favoritas.


"La verdadera patria del hombre es la infancia."
Rainer Maria Rilke, poeta austriaco de principios de Siglo XX.


No me las daré de culto. No conozco la obra de Rilke. Pero no podría estar mas de acuerdo. Si me siento nostálgico de algún sitio, es de mi barrio en verano, cuando me quedaba con los amigos hasta las tantas jugando al Monopoly o el Estratego en plena calle.

Un tiempo que paso y que echo mucho de menos.

P.D. La dedicatoria es obvia. Para Wendy...

martes, 22 de enero de 2008

Lemas Vitales (3)

Empiezo a dedicarlos.
A quien ha entrado hoy cuatro veces en mi pagina, que yo se muy bien quien es.
Que la policia no es tonta :).


"No importa lo rápido que viaje la luz, siempre se encuentra con que la oscuridad ha llegado antes y la está esperando"
Terry Pratchett, humorista y novelista

Próximos destinos frikis...

Jo, que ya noto la ausencia.


El caso es que mucho se está hablando en todas las páginas frikis hispanas de un evento programado para la próxima Semana Santa, del 20 al 23 de marzo. Será mi última oportunidad friki en tres meses, puesto que después de aquello, me toca trabajar en serio.

Me refiero claro esta a los Encuentros Rúnicos, algo a lo que la preciosa Isil, de quien me precio de ser amigo, tuvo a bien ponerme sobre la pista (y anteriormente, aunque ya lo había olvidado, los geniales Willow y Valeria, de los que ser amigos también supone un honor).

Un pequeño paseo por la página nos indica que tienen cierta humildad de medios (aunque eso lo juzgare in situ) pero mucha ilusión. Y un detalle que me ha ganado para la causa. Quieren que la gente, la que pueda, vaya disfrazada de Superhéroes. Ni que decir tiene que yo voy a ir, y ya sabéis de que.



Duffman estará en estas jornadas, que últimamente todo es tan aburrido. La única lástima es que aun queda mas de dos meses.

Por fortuna, algo antes tendré la oportunidad de disfrutar de unas jornadas de miniaturas en la capital del viento, Zaraghotam. En concreto, este próximo fin de semana.

Y el fin de semana siguiente, una escapada campestre cortesía de nuestra bella anfitriona, Henar.

¿Y vosotros que venís a esta mi humilde pagina?
¿Que frikadas me podéis recomendar que visité este humilde remedo de reportero de lo bizarro?

lunes, 21 de enero de 2008

Lemas Vitales (2)

"En la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada"
Franklin Delano Roosevelt

Las Tierra de Nadie 2007 publican todo su material gráfico

Y entre sus imágenes, están las de un servidor.

Para los poco informados o iniciados, les revelaré que las Tierra de Nadie son unas jornadas frikis muy frikis que se organizan en Agosto en el sur de España, en Málaga... y mas concretamente en Mollina, por cortesía de gente maja muy maja que vale la pena conocer.



Y en opinión de un servidor, son las mejores jornadas frikis de este país nuestro. Es decir... las CLN son las primeras en cantidad. Las TdN son las primeras en calidad.



Y la organización, ha tenido por fin el tiempo necesario para tomarse la molestia de publicar las fotos que todos los que tuvimos ganas de hacer, hicimos en esos días tan intensos que los elegidos del F5 usamos para recargar nuestras fuerzas de energía positiva y aguantar todo un año de vida en el mundo real, con sus decepciones y sin sabores.




Son nuestros San Fermines... ¡ya queda menos!

Albumes al completo
Foro de las jornadas

domingo, 20 de enero de 2008

Lemas Vitales

Voy a iniciar la publicación de una serie de Frases que por uno u otro motivo, han definido mi estado de ánimo en uno u otro momento, o bien, me han hecho reflexionar. Hábilmente plagiado de Microsiervos, como cualquier lector atento podrá apreciar...

Vamos con la primera.


"La única excusa para hacer algo inútil es que uno lo admire intensamente"
Oscar Wilde
Prólogo de "El retrato de Dorian Gray"

Los Crimenes de Oxford (opinión)

La mejor manera que conozco de quitarse el muermo de encima es salir con los amigos a ver películas en el cine. Es una afición cada días más cara y cada día que ofrece menores expectativas de darnos una grata sorpresa. Lo cierto es que para dar con una obra que realmente me guste últimamente tengo que tener suerte.

Por eso confió en Álex de la Iglesia. Entre Acción mutante y El Día de la bestia, revolucionó el concepto de cine en España, tocando géneros que hasta entonces parecían tabú en la industria patria, tan empeñada en tetas, dramones, guerracivilismo y comedias sin gracia, con salvadas excepciones.

El caso es que, si bien La Comunidad me pareció una obra maestra, el hecho de que se despegara de los géneros más fantasiosos me decepcionó un poco, por no hablar del fiasco de Crimen ferpecto, de la cual solo salvo el orgasmo de Kira Miró (¡más papeles para esta muchacha ya!).

Por eso, y vista mi ultima decepción con Frank Oz, acudí al cine a ver "Los Crímenes de Oxford", con más miedo que otra cosa... pero es que tampoco había mucho más que ver, a no ser que me metiese a ver Aliens Vs Predator 2... que si la primera ya era para quemar al director y a todos los directivos que permitieron semejante engendro, no quiero ni imaginar que es lo que ofrece esta segunda parte.

Y además, dado que iba con Katt, una amiga de este escribidor, una de mis protegidas, que los habituales de esta bitácora recordaran, una muchacha que pese a su juventud es capaz de citar a Espronceda, a Mary Shelley, a Oscar Wilde, a Nietzsche, y discutir sobre la vida y el universo con una soltura que asombra... pues bueno, dado que es y demuestra que cultiva su intelecto, sugerí ir a ver algo mínimamente estimulante a nivel intelectual. Como veremos, tampoco fue demasiado.
¡Suerte con esos exámenes pequeña!

Después de un día de compras de DVD's (como no), de libros (Katt me pico para leer "El retrato de Dorian Gray", de Oscar Wilde), de tes (encontrada una interesantísima tetería en calle Coso, entre las puertas de la FNAC, con un servicio amabilísimo y muy atento, amen de un surtido muy cuidado... ¡encontré te verde de Hangzhou!) y comer en un mal restaurante italiano, recogí a mi pequeña amiga y nos fuimos al cine.

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)

Los crímenes de Oxford
(y aqui y aqui)





La película empieza con una escena de la Primera Guerra Mundial. Se trata de un soldado, que en medio de campo de nadie, fuera de la trinchera, se pone a escribir, la que va a convertirse en la obra filosófica más importante del siglo XX, una obra que como defiende el profesor Seldon en su último libro, destruye la filosofía. Básicamente, porque no podemos conocer la verdad, y por tanto, que la vida no tiene ningun sentido.


Por otro lado, ha llegado a Oxford un estudiante de matemáticas, Martin, que opina todo lo contrario. Que los números determinan la vida, y que descubriendo su significado, podemos conocer el sentido de la vida.

El caso es que después de su llegada, su anfitriona, antigua amiga del profesor, es asesinada y ambos, descubren a la vez el cadáver. Se inicia entonces un misterioso grupo de crímenes en serie, del cual todos son sospechosos.


Se cruza también por medio una enfermera, que se enamora de Martin y Martin de ella. La hija de la fallecida, Beth, ansiando vivir su propia vida después de estar cuidando de su madre durante cinco años, Podorov, un estudiante resentido con Seldon. Pero no acaba ahí la cosa, y ya casi llegada la media hora, aun no ha terminado de presentarnos personajes, algunos de ellos para no volver a salir, algunos de ellos como excusas para el guión.

La historia prosigue con unos crímenes que se van sucediendo, de acuerdo a unos símbolos que el asesino va enviando a gente relacionada con el caso, demostrando así que se pueden cometer crímenes imperceptibles... casi que no son crímenes, porque las victimas estaban en el umbral de la muerte o vivían de "prestado", muy por encima de su esperanza inicial de vida.

Todo ello evoluciona hacia un final que unos veinte minutos antes ya ha perdido gran parte de su interés. Por un momento, parece que repuntara, pero al final, en una escena que pretende explicar todo lo que ha ocurrido, uno se da cuenta de que muy posiblemente, le han tomado por tonto.

Las actuaciones son realmente superiores a la media. Especialmente John Hurt, que claro, hace de hombre mayor interesante, aunque parte con la ventaja, como bien dijo Katt, de interpretarse muy posiblemente a si mismo.
El señor Elijah Wood es el más perjudicado por las circunstancias, cuando no se lo come en pantalla Hurt, se lo come Leonor Watling (en todos los sentidos de la palabra). Quizás este tipo debería usar un colirio para dilatar las pupilas... porque tanto azul distrae la atención de su cara a sus ojos, y posiblemente nos perdamos algo.


Leonor Watling es la mejor y más creíble fémina, pero la peor tratada por el guión. No seré yo quien se queje de que las maravillosas curvas, senos y nalgas de esta señorita aparezcan en pantalla, pero reducir su impresión sobre la película a mostrar sus carnes, escotes y camisetas ajustadas es tratarla con muy poco respeto.
La señorita Julie Cox fue especialmente atractiva para mi. Da un toque, con su peinado y sus vestidos muy años sesenta, y refuerza el tono de homenaje sobre Alfred Hitchcock que me pareció detectar.

El resto de actores están más encasillados y aparecen menos tiempo, pero el tono es en general positivo. Nadie chirrió.



La música, partitura de Roque Baños, tiene un increíble sabor y presencia en toda la película. De otras películas me he quejado de que no tienen alma, pero esta si lo tiene... y tiene alma de clavicordio, una preciosa música que nos trae a la mente películas clásicas de misterio. Otro refuerzo más a mi teoría del posible intento de homenaje a Alfred Hitchcock.

La dirección me pareció brillante por momentos. De hecho, ahí una escena, justo antes de descubrirse el primer crimen, que resulta fascinante, de como la gente se cruza sin saberlo, de como sus destinos se entremezclan y de como, posiblemente, sean los números y el azar lo que determinan nuestra suerte. Eso y un aviso nada más empezar... un letrero escrito en una pizarra casi desenfocado... pero que nos avisa "Be Aware...".



El caso es que yo estuve "aware" todo lo que pude, pero apenas pude darme cuenta de ningún detalle revelador (que a toro pasado, es cierto que los hay).

El desarrollo del guión es lo más confuso, y puede que nos haga un par de trampas. Se justifica la historia con casualidades demasiado forzadas, y además, la serie que usa el asesino no es ningún invento desconocido. Como reconocen al final, cualquier historiador o matemático más o menos estudiado debería haberla reconocido con solo dos símbolos.

No es el mejor trabajo de Álex de la Iglesia, pero no es una película a despreciar. De todas maneras, quizás a los menos condescendientes no les haga gracia pagar por ver una película que pierde tanto interés en su desarrollo final, aunque puede ser ideal para una tarde de domingo.

Conclusion: 6 de 10 Señor Álex, le reclaman en Ciencia Ficción y Terror.

miércoles, 16 de enero de 2008

Un funeral de muerte (opinión)

Jo, yo es que es ver en cualquier lado Frank Oz (bis) y me emociono.
Lo primero, porque este tipo es el que movía a Yoda en "El Imperio contraataca" y en "El retorno del Jedi". Y para continuar, porque una persona que ha colaborado estrechamente con un genio absoluto y un visionario, como fue Jim Henson, no puede haber dejado su lado sin haberse impregnado mínimamente de su grandiosidad.

Recordemos que estamos hablando, ya en el campo de la dirección de alguien que llevo a cabo el remake de "La pequeña tienda de los horrores" (recuerdan aquella cancioncilla... "soy un hijo de puta, que vino del espacio"), codirigió "Cristal Oscuro" y nos partió la caja con "In&Out" y la, para mi más divertida... "¿Que pasa con Bob?" (que recomiendo a todos los fans del Coyote y el Correcaminos, y de Bill Murray claro).

Por eso, siempre es un placer acercarse a cualquier cosa que lleve su nombre...

Cuando aprenderemos...

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)







La película nace ya marcada con una traducción del título realmente repugnante. Es decir, me recuerda a aquella fase de los ochenta en que todo título comercial, debia terminar en -AL para ser mínimamente rentable... "Desafío Total", "Analisis Final", "Velocidad Terminal"... estoy seguro de que si hubieran hecho una película llamada "Sonda Rectal" habría tenido unos resultados de taquilla razonables. Y es que el título recuerda a las comedias más casposas de las peores épocas de Cris Rock o Queen Latiffa.

Pero en fin, seamos condescendientes y pasemos ese detalle por alto. Es cine europeo (¡no corras!) y tenemos que concederle el beneficio de la duda. En concreto, es cine alemán, a pesar de que su título, desarrollo, actores y volantes a la derecha nos puedan recordar a las típicas comedias inglesas como "Las chicas del calendario", "Full Monty" o "El jardín de la alegría".



La película empieza con un muerto. El padre de Daniel ha muerto. Toda la familia y allegados es llamada para un típico funeral de los que se hacen allí fuera en una casa con jardín y tres plantas (¿como coño llegan a conseguir pagar algo así allí fuera?). Y claro, se producen las típicas rencillas familiares por las envidias de los logros alcanzados. También hay reencuentros entre personas que tuvieron alguna relación en el pasado, suegros que no soportan a sus futuros yernos, y eso que aun no lo saben, un cura que tiene prisa, una suegra y viuda insoportable... lo típico.
El caso es que a Daniel se le acerca en el funeral una persona aquejada de acondroplasia para hacerle una revelación. Su padre era gay y el era su amante. Y claro, para no mostrar a su madre ciertas fotos, quiere 15000 libras esterlinas. A parte esta su hermano, que farda de rico y famoso escritor pero esta más pobre que una rata por vivir por encima de sus posibilidades, además de ser un jeta que nunca se preocupo de sus propios padres.
A parte, hay una caja de Vailum que no es Valium, sino un ácido que un sobrino del fallecido, un farmacéutico, había preparado para que un amigo flipara.
En fin... ya.

El guión es, de largo, larguiiiiisimo, lo peor de esta película. Chistes previsibles, escasos y sin gracia. A medida que avanza la película, el guionista parece ejecutar un desesperado intento de hacer reír y recurre al humor más escatológico, cacotas en la cara de un tipo. Yo no me reí, sentí asco, como con la peor de las ocurrencias de los autores de la saga de "American Pie". Los personajes no son creíbles, salvo quizás Daniel. Otros, sencillamente, no tienen tiempo de decir esta boca es mía.



Los actores por otro lado, si están bastante bien. El actor que hace de Daniel, Matthew Macfadyen, no es precisamente el mejor. Y debo decir, que salvo un par de excepciones, casi todos los que aparecen me resultaron desconocidos. El mas familiar con todos supongo que sera el que interpreta a que interpreta a Troy, Kris Marshall (interpreto a Colin en Love Actually, el camarero que pone rumbo a Estados Unidos, y que nada mas bajarse del avion, consigue irse a la cama con cuatro pibones de impacto) y también Alan Tudyk, que interpreta a Simon, el odiado yerno y cuñado del anterior, drogado por un error. Este ultimo es el papel mas divertido, pienso yo, pues se pasa toda la película drogado, flipando, y poniendo caras raras, pero claro, eso simplifica mucho su trabajo. También esta magnifico, posiblemente el mejor de todos, Peter Dinklage, el tipo que interpreta al "enano" (lo siento, acondroplásico suena demasiado largo y técnico, digo enano sin ninguna intención peyorativa) que hace chantaje sexual y que termina haciendo un 69 al muerto dentro del ataúd.



La película no engancha, y ese es su principal problema. No te ríes, y no reír con una comedia, es precisamente lo contrario, trágico. Además, como dije antes, todos los chistes se ven venir desde 20 minutos antes, y para rematar, deja montones de cabos sueltos.



La dirección de Frank Oz... bueno, es justa. Es decir, los planos son adecuados, sostiene el tiempo suficiente las caras de los actores en pantalla, nos hacemos una idea muy aproximada de como es la casa gracias a sus encuadres, tiene mucha luz... pero es que hay muy poco que rascar.

Y en fin, no os hago perder el tiempo ni perderé más del mío.

Conclusion: 2 de 10 Una mancha en el expediente de Frank Oz.

sábado, 12 de enero de 2008

Nathaniel, monje vagabundo

Bueno, el año pasado me inicie en el Rol vía internet en Neverwinter, en un simpático servidor denominado Isla de Grifos, donde creé un personaje atormentado y extremadamente recto en su forma de ver la vida. Quizás demasiado rígido, pero mi afán por llevar la interpretación del L/B al máximo, le hizo granjearse muchos amigos, si bien, alguna que otra antipatía (on rol, obviamente). Desgraciadamente, mis patéticos intentos de aprender japones aparcaron una afición tan gratificante, aunque también tan absorbente. El personaje, Nathan, tenia un preludio. Y como ya hice antes, lo publico aquí para compartir con todos vosotros.

Nathaniel... Nathan por abreviar, era el hijo recién nacido de unos campesinos a los que nunca llego a conocer. Un grupo de bandidos paso por la zona, asesinando a su padre y a su madre, que se encontraban solos, trabajando su campo. Por fortuna, el bebe había sido confiado al cuidado de una vecina aquel día, para poder jugar con niños de su misma edad.
En su comunidad, un pequeño pueblo cercano a Darromar, capital del reino de Thetyr. En su pequeño poblado, tan pequeño que no tenia nombre, existía un viejo monasterio de hombres sabios que dedicaban su vida a la meditación, la agricultura, y el culto al prójimo. Estaban al servicio de la comunidad y la comunidad les proporcionaba algunos productos o alimentos. Vivían en buena simbiosis, y al encontrarse con un huérfano tan pequeño, de apenas dos años, decidieron que los monjes podrían cuidar de el. No en vano, prácticamente todos los novicios eran niños abandonados o huérfanos.

La Orden del Camino Recto fue el hogar del pequeño Nathan, y allí encontró un entorno, en el que el respecto a la ley, la búsqueda de la justicia, la ayuda al necesitado y la persecución del bien común eran las metas a alcanzar para discurrir su propia vida a través del sendero recto. A pesar de tratarse de una orden diminuta, debido a su ideal de no hacer proselitismo estaba limitada a aquel monasterio, algo a lo que Natham siempre se opuso en su revoltosa adolescencia. Opinaba que la única manera de cambiar el mundo era expandir el mensaje de la orden y crear nuevos centros de educación, entrenamiento y meditación por todo Faerum.

El maestro de la orden, cuyo titulo honorifico era simplemente El Anciano, entrenaba a todos los jóvenes una vez iniciados sus votos, dejado atrás el rango de novicio. La orden afirmaba que el camino recto se hollaba con un espíritu recto, una mente cultivada y un cuerpo sano, como las tres patas de un banco que lo mantienen en pie. No creen en la violencia como solución a los problemas, pero si como sistema de autodefensa. De nada sirve promulgar la paz si uno no vive lo suficiente como para hacer ver a sus agresores lo confundido de sus actos.

El motivo por el que la orden era tan discreta era un objeto que tenían en custodia. Nathan fue conocedor del objeto, no de su naturaleza pero si de su existencia, y habló mas de la cuenta. Unos meses mas tarde, un emisario llego una noche a hablar con el viejo maestro. Nadie supo de que hablaron, pero el emisario intento asesinar al maestro después de una violenta discusión. El maestro se defendió, pero el emisario se suicido antes de poder ser interrogado.

Una semana mas tarde, también por la noche, no fue un emisario, sino casi un ejercito el que llego por la noche, sin avisar. Arrasaron en poblado y atacaron el monasterio. Nathan lucho junto a sus hermanos aterrado y vio como asesinaban a todos, tumbado, debajo de un cadáver, debajo del cual no se atrevió a salir hasta pasado un dia entero, hasta que todos hubieron salido.

La culpa le pudo y huyo. Consiguió algo de dinero y se lo gastó en una vida malsana en los puertos de Calisham, en una vida ociosa que duro algo mas de un año. Poco después, llegaron noticias de una nueva isla, y no las dio importancia. Pero comenzaron las visiones en las que su maestro se le aparecía. Le perdonaba por sus actos y le encarecía a regresar al camino recto. Le indicaba que debía ir a la isla, perfeccionarse como monje y refundar la orden. Le confeso que siempre pensó que tenía razón, pero que no quería dársela para no confundir su juicio juvenil.

Nathan consiguió dejar la bebida y la mala vida. Trabajó como estibador y consiguió un pasaje para la nueva isla. Su maestro le indico que debería perfeccionarse antes de embarcarse en una búsqueda en dicha isla, una búsqueda de "algo", que aun no podía revelarse. Algo que le llevaría a fundar la orden de nuevo sobre bases tan poderosas como lo eran anteriormente. Y cuando lo hubiera hecho, estaría en posición de aplicar justicia y reparar el daño, castigando a los culpables.

Por tanto, el objetivo de Natham en la isla es coger experiencia como Monje, comprar unas tierras, construir un dojo con dependencias para la meditación y la vida en común de los monjes, y refundar la Orden del Camino Recto. Pero antes debe convertirse en un maestro y encontrar "algo" en la isla...



Memorias del caminante

(comienzan ahora la narración de las aventuras de Nathan de forma autobirográfica y novelada... por tanto, omitirá algunas cosas)

Inspirado por las visiones de mi maestro, no se si generadas por el sentimiento de culpa o por otras causas de mayor trascendencia, he decidido que si finalmente tengo éxito en la tarea que me he impuesto, es posible que el relato de mis vivencias hasta culminar mi labor puedan inspirar en un futuro lejano a generaciones de nuevos monjes de mi orden.

Mi nombre es Nathan y soy el ultimo de los caminantes del sendero recto. Mi orden fue aniquilada por un enemigo que aun hoy me resulta desconocido y que debo confesar, para mi vergüenza, que consiguió cuanto necesitaba saber gracias a un desliz ufano en el que caí, presa de los orgullos de la adolescencia. Sirva pues de advertencia a los lectores cuidadosos. Piensa antes de hablar.

Mi orden custodiaba algo de gran valor, algo que no fui capaz de identificar, pero algo que fue suficiente para que un ejercito pusiera sitio a un simple monasterio de hombres santos dedicados a la meditación y a la contemplación. Aun a pesar de nuestras depuradas técnicas de lucha y perfeccionamiento marcial, nuestros cuerpos no fueron rivales para las flechas, para las espadas y los centenares de hombres que llegaron con la oscuridad.

Sobreviví gracias a mi terror, que me obligo a fingir mi muerte y a esconderme bajo una montaña de cadáveres, a la que el enemigo pego fuego, pero minutos después de su partida, una llovizna primaveral tuvo a bien apagar. Me mantuve en esa posición un día entero antes siquiera de atreverme a sollozar. Cuando lo salí, comprobé que era el ultimo de mis hermanos, que nadie mas había sobrevivido. Pero daba igual, porque la culpa arrasaba mi alma. Emigre a los puertos de Calisham y me alejé de la senda del camino recto, durante un largo año.

Fue en mi momento mas oscuro, perdido en vicios, alcohol... habiendo roto todos los votos que realice de novicio, cuando comenzaron los sueños. Unos sueños que al principio descarte como simple nostalgia. Pero cada vez fueron mas nítidos, y sus mensajes, mas coherentes. Sus protagonistas, mas conocidos. El Anciano se me apareció una noche, apremiándome a regresar a mis tierras, y después de muchas noches repetida la misma visión, empaque mis cosas y regrese al hogar.

Allí ya no quedaba nada. El lugar fue declarado maldito y la gente lo rehuía, de tal forma, que el camino que llegaba al antiguo poblado cercano al monasterio, también arrasado, se había poblado de hierbas y matojos, siendo casi invisible para un visitante ocasional. Mi fortuna era que la zona era mi lugar de juegos en la niñez, y pude llegar a la zona, donde el recuerdo y los maderos requemados eran el único testimonio de la tragedia.

Acampe en mitad del dojo, nuestro campo de entrenamiento, pero aquella noche no soñé nada, ni nada paso. Durante una semana, mis actividades se limitaron a buscar cadáveres durante el día, enterrarlos por la tarde, y acudir al lecho con tanto cansancio que en ocasiones despertaba a unos metros de mi catre, habiendo caído rendido ante el.

Pasado el tiempo suficiente para haber dado una sepultura conveniente a los huesos de mis hermanos y vecinos, y otro tiempo igualmente notable dedicado a la meditación y la paz, en vista de que nada sucedía, decidí que aquel sería el ultimo día que permanecería en el lugar. Cuando me disponía a meditar durante la tarde, un cuervo se poso frente a mi, a unos metros, y comenzó a graznar, interrumpiéndome. Al principio no le di mayor importancia, pero interrumpía mis ejercicios, y el ave comenzó a irritarme. Finalmente me levante, y piedra en mano lo perseguí. Pero se comportaba de forma rara, no echándose a volar aunque podía, pues no mostraba signos de estar herido. Finalmente, el ave se poso entre las hierbas mas altas, y acudí con sigilo con intención de acallar su estridente canto. Pero al llegar al lugar, no halle ave, sino huesos y los restos requemados por el sol y desgarrados por las alimañas del cadáver de un anciano. El Anciano.

Cargue lo que quedaba de su cuerpo hasta el templo y busque el lugar mas adecuado para enterrarlo. Finalmente, pensé que el lugar donde yo descansaba día tras día, el dojo, era el mas adecuado. Excave en su centro una tumba profunda, y cuando creía finalizada mi labor, una ultima palada golpeo en metal. Extrañado, proseguí mi labor hasta desenterrar un pequeño cofre, muy humilde y sin candado. En su interior, cuidadosamente depositado y rodeado de unas hojas grandes de una planta venenosa abundante en la región, sin duda para ahuyentar a insectos y roedores, descansaba un libro de aspecto antiguo, pero solido. Sin titulo, narraba los orígenes de mi orden, asi como normas, medidas, utensilios, uniformes, armas y técnicas de lucha. Era la herramienta perfecta para un plan que apenas había comenzado a forjarse en mi interior.

Allí, dentro del cofre, deposite los huesos del maestro, y a gran profundidad, lo enterré. Dormí, agotado por el esfuerzo, a pocos metros de su tumba, y esa misma noche, acudió a mi una visión fue tan clara que aun hoy dudo de que realmente fuese una visión.

Desperté por la noche, o al menos eso me pareció. Camine por los restos de mi monasterio, ayudado por la memoria, la oscuridad y algún madero que aun se sostenía, lo que en conjunto me permitía evocar su antiguo aspecto. En mi sueño realidad y recuerdo compartían un sitio, y a veces me parecía ver candiles encendidos, paredes de madera y papel, suelos crujientes y suavizados por los años, llegue a escuchar voces de hermanos practicando en el patio, o los rezos del Hermano Maestro dedicado a la meditación. Continuaba mi avance por el recuerdo del templo, y comencé a cruzarme con algunos de mis hermanos, los que un día lo fueron. Pero ellos no me veían. La visión de sus rostros fue dura y llore desesperado, pero en la visión no había un sentimiento de pena, sino de esperanza, lo que me permitió llegar a la calma. Parecía el recuerdo de una fiesta. Finalmente, mis pasos me encaminaron a la celda del Anciano. Allí ya no distinguía mi visión de lo real, y parecía tan nítido que incluso sentí el tacto de la madera nueva y pulida al descorrer la puerta a un lado y adentrarme en la habitación. El Anciano, rodeado de inciensos y velas me invitó a sentarme frente a el. Embriagado por los olores, obedecí y escuche lo que el anciano tenia que decirme. En ese momento, desperté, con las primeras luces de alba. En mi sueño la conversación con el Anciano fue larga y densa, pero mi mente había olvidado gran parte. Solo unas ideas principales quedaban intactas en mi memoria.

La Isla de los Grifos. Algo escuché, cuando me dedicaba a la mala vida, de su descubrimiento. Un lugar peligroso, sin explorar, reclamando colonos. Alli era donde debía dirigirme.
El libro, la herramienta que necesitaba y que debía guardar, porque me serviría en mi misión.
Encontrar algo en la Isla. Algo poderoso, no recuerdo si objeto, hecho o persona. Ese algo me ayudaría en la refundación.
Refundar la orden, la Orden del Camino Recto.
Y finalmente, alcanzar la maestría. Cuando eso ocurriese, debería partir a castigar a los culpables de los crímenes de la noche aciaga en que mi orden desapareció. Cuando estuviese preparado, el maestro me diría sus nombres y sus motivos, lo que me ayudaría a hacerlos reos de la justicia de los hombres y de los dioses.

Mi camino volvía a ser nítido, al menos en sus primeros metros, y mi primera parada era clara. Ir a la Isla de los Grifos. Trabajar duro para caminar por mi senda, lo mas recto posible, y convertirme en Maestro. Encontrar ese algo que me ayudará en mi misión. La misión de refundar la orden. Y una vez refundada, hacer honor a los caídos reclamando la justicia que sus huesos reclamaban.

Empaque mis escasas pertenencias, rodeando con sumo cuidado el preciado libro de la orden, y partí hacia un puerto donde poder embarcar.

viernes, 4 de enero de 2008

La Búsqueda 2: El Diario Secreto (opinión)

Bueno, llevo unas navidades de ver cine que no paro. Si no bastara con el que me voy al cine a ver, el otro día me dio la ventolera a la cabeza, y aproveche una de esas ofertas que los grandes almacenes nos plantan en cuanto comienzan las rebajas, para hacerme de golpe y porrazo con 9 DVDs con los que aumentar mi ego y mi colección, a golpe de 3x2. Hoy mismo, mientras pensaba que escribir para esta crítica, he podido verme tres, "La Noche del Cazador", "The Warriors" y "El Gran Despilfarro", una detrás de otra, y aun me quedan seis por ver, "Jovenes Ocultos", "Superman", "King Kong" (la clásica, por dios), "El Último Samurai", "El Coloso en Llamas" y "El Señor de la Guerra".

Casi na.

En fin, pero para que no se diga, por fin fui a ver una película acompañado de un colega, Sergio concretamente, ese chico que siempre dice en los comentarios a mis películas que gracias a ellos se ha ahorrado el pagar una entrada...

Enga tío, no seas tacaño. Que el señor Cage tiene que comer, pobrecito.


OPINIÓN...

OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)
La Busqueda 2: El Diario Secreto



En fin. Recuerdo con grata... muy grata sorpresa, la primera entrega de "La Busqueda", aparecida en 2004. Me fui al cine sin saber muy bien que iba a ver, y vi una agradable película de aventuras en plan Indiana Jones, solo que en la actualidad, con toques de Mision Imposible, muuuuucho sentido del humor, pequeñas dosis de historia y gran ritmo narrativo. Sin pretensiones, la Disney nos ofreció un espectáculo para toda la familia, algo que podías llevar a los niños a ver al cine sin tener que explicarles demasiadas cosas.


Supongo que ni ellos se esperaban el éxito que tuvo la película. Y claro, después de una taquilla buena, la segunda parte suele estar cantada. Esta vez hay más pasta, por lo tanto, nuevos actores de buen cache, mantenemos los anteriores, y no toquemos nada que parece que ha funcionado. Máxima de la ley de Murphy que en esta segunda entrega, parecen haber querido respetar... "Si algo funciona, no lo toques".

Y lo mejor es volver a poner a la familia Gates, hasta ahora, y después de haber descubierto el tesoro de los templarios, en entredicho. Y para ello, nada mejor que arruinar su buen nombre implicando a un tatarabuelo de Ben, no como un héroe que salvo a los Estados Unidos continuar la Guerra de Secesión evitando que un fabuloso tesoro cayese en sus manos, sino como un traidor y puede que el mismo cerebro del asesinato de Lincoln, según una nueva hoja del diario del asesino.

Además, las cosas entre Ben y Abigail no parecen funcionar. Y para colmo, a Riley, el amiguete de Ben, el fisco le ha arruinado sus fabulosos planes de vida disoluta.

Volvemos a empezar donde lo habíamos dejado la primera vez. Porque para limpiar el buen nombre de su antepasado, Ben lo primero que hace es descubrir un código en la nueva pagina del diario de Wilkes, el asesino de Lincoln. Después, con dicho código, descubre una nueva pista en la Estatua de la Libertad que hay en París, de ahí a los escritorios de la Reina Isabel II y del Presidente de los EEUU (colándose obviamente, en ambas estancias). Pero parte del código no aparece, y tiene que secuestrar al Presidente para pedirle acceso al libro secreto del Presidente, una especie de diario que pasa de gran hombre en gran hombre. Finalmente, con todo el código en su poder en una extinta lengua mesoamericana, depende de su mama, el nuevo personaje introducido vía la interpretación de Helen Mirren, y de ahí, al Monte Rushmore, en cuyas inmediaciones, esta enterrada la antigua ciudad de oro de Cibola, "Eldorado" que persiguieron con ahínco y ninguna suerte generaciones de exploradores del Nuevo Mundo.



Como vemos, sigue el guion de la primera entrega, casi punto por punto.

La música, aunque respeta la deliciosa sintonía de la primera tomando el tema principal, es algo menos dramática, menos efectiva y me gustó algo menos.
El guion, por otro lado, o deja algunos puntos sin explicar por ineptitud, o bien lo hace adrede, algo bastante posible... ¿sera "la pagina 47" el gancho para la tercera entrega de una saga que amenaza con ocupar el nicho que el doctor Jones quizás no supo ocupar a tiempo? Se avecina la cuarta pelicula de Indiana Jones, a la cual tengo más miedo me a una exploración de próstata.

La película esta bien rodada en todas sus escenas, aunque la última escena, la de las catacumbas inundadas de agua es algo confusa.


Si que abunda en chistes, aunque no tan buenos como en la primera entrega, ni situaciones cómicas tan frescas. Quizás esa sea la palabra clave de esta película... huele a carne pasada. Es buena, pero pasada. A cosa ya vista. Y sin embargo, sigue siendo una película que permite pasar un rato agradable en el cine... aunque decepciona y no mantiene el nivel.

Por el lado de las interpretaciones, debo decir, que Nicolas Cage esta efectivo y no tan histriónico como últimamente acostumbraba. Diane Kruger esta en su papel, aunque en la anterior me pareció más atractiva, quizás porque daba un mayor aire de "desvalida" en la primera parte de la película. Justin Bartha cada día me cae mejor, y dado que es el secundario cómico, su papel es más sencillo. Decepcionante Ed Harris, con su eterna cara de cemento inmutable. Sinceramente, no se que le ven a este actor que desmerece cada película en la que aparece, y creo que es el responsable de gran parte del bajón de esta entrega. Sean Bean era un malo mucho más malo y creíble. Helen Mirren, como siempre, encantadora. La mujer de la tercera edad más bella y encantadora que existe en el mundo del cine, y durante toda la cinta, le arrebata parte de su atractivo a Diane Kruger. Es sin duda, la más notable de todos los presentes. Jon Voight, justito. Y Harvey Keitel, que se limita a firmar en la lista.

La conclusión es sencilla... una película que se puede ver, pero que os dará ganas de ver la primera parte. Si hay una tercera, espero que la cosa consiga remontar.

Conclusión: 5 de 10 Aventura de acción completamente Disney.

PS. Y a ver si en la proxima entrega puedo hablar de otra cosa que no sea cine...

miércoles, 2 de enero de 2008

American Ganster (opinión)

Año nuevo... crítica nueva.

En fin, que no tengo arreglo y esto de que ciertos amigos míos estén en fase de sosez o de extradición forzosa por culpa de las fiestas, me deja en Ávila en mi entorno habitual, solo, y eso me lanza en los brazos de la despiadada y madura dama del cine hollywoodiense... y no siempre, con fortuna.

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)






Se trata, posiblemente como mejor pueda definir, de una película sin alma, y por muchos motivos.

Finalmente me convencí de que se podía esperar algo bueno de esta película hará pocas fechas. La primera vez que vi el trailer lo primero que pensé fue... "¡Gangster negro?". Que queréis que os diga... estoy acostumbrado a que las películas de mafia sepan a fetuccini o tengan acento sudamericano. Es casi un lugar común del genero. Las demás historias de mafia siempre me han decepcionado un poco (como aquella de Sean Penn, "El Clan de los Irlandeses").

Pero bueno, un par de criticas buenas, te haces cargo de que son dos actorazos en la labor de sostener la película, ambos con un Oscar de la Academia (pese a que eso no sea nada decisivo... son premios políticos), y claro, Ridli al cargo de la dirección. Habrá que darle el beneficio de la duda. Venga... a ver que me ponen.

Y me quedo desolado cuando veo lo que me esperaba. Una película sin alma, de la cual el mismo trailer es más interesante que la misma película (aunque esta montado de forma absolutamente tramposa, algo que empieza a ser una tónica en las superproducciones). Vamos a la historia...

Tenemos a Frank Lucas, el chófer, guardaespaldas, cobrador y asesino de un entrañable mafioso de Harlem, Bumpy Johnson, que esta en las últimas. Tanto, que a los tres minutos de película, el tipo se va a criar malvas. Nadie le presta atención a Frank, pero Frank, basando en los firmes valores de familia, dinero y tratar directamente con los suministradores, ve su oportunidad. Gracias a sus contactos en el ejercito destacado en el sureste de Asia, con motivo de la guerra de Vietnam, consigue llegar directamente a la cuna de la droga que hace furor entre los soldaditos que están hasta las pelotas de tanto tiro para mayor gloria de Nixon, la Heroína.

La consigue más barata, la consigue más pura, y la pone en el mercado en grandes cantidades. Y eso claro, le proporciona una posición de dominio del mercado con su Magia Azul. Asombrosamente, nadie le molesta más allá de un par de brabuconadas por un mafioso que no pasa de matón de barrio, al que por cierto, se cepilla entre bocado y bocado de su desayuno.

Y ya.



Luego tenemos a un policía, el Detective Richie Roberts, que si se hiciera un personaje de Dungeon seria lo que denominamos un "arielita" (más blanco que ninguno) o en términos exactos Legal Bueno cuadrado. El tío se da de morros con un millón de dolares en un coche, y en vez de deslizarlo con discreción en su coche y dedicarse a la gran vida, se planta en la comisaria y lo clasifica como prueba. Y no sera porque no lo necesita, porque esta en medio de una demanda de divorcio. Y no sera porque su compañero no se lo sugiere. Pero el tío creció leyendo a Spiderman y tiene los valores muy claros. Aunque eso, claro, no evita que todos en la comisaria le harten de gilipollas.

El tío es tan bueno que nadie quiere trabajar con el. Además estudia para abogado (luego no podemos culpar a sus colegas). Y de pasarse de buena gente, el jefe de policía termina por entregarle una sección de nueva creación, algo asi como la oficina del Juez Garzón con ganas de montar la operación Necora... a pillar al jefe de todos los jefes, a parar el chorro de droga que llega a New York.

Y ya.



Por el medio van apareciendo personajes, una pequeña sucesión de escenas de como el dinero va mejorando la calidad de vida de Lucas y de como el dinero le va corrompiendo a el y a todos los que le rodean. De como mete en el negocio a toda la familia. Y de paso, de como poco a poco, Richie va cerrando el circulo a su alrededor.



Pero claro, con esa cara de santurrón y de ángel dispuesto a reparar el amor de La mujer del predicador, Denzel Washington no puede ser el malo de la película. Solo equivocadillo en los métodos, porque lo de la familia, mama y la tarta de manzana (y la de caballo) lo tiene por demás asumido. Necesitamos a un malo, y ese malo lo pone un policía corruptiiiiisimo, interpretado por Josh Brolin, llamado Detective Trupo... un latino... ¿porque no me sorprende? Bueno, pues dicho detective se dedica a la extorsión a los pobres narcotraficantes, a los que saca dinero, les quita su droga y se la vuelve a vender... ¿Se puede ser más malo?



La película cierra en un anticlimax detrás de otro, de tal manera que parece que Spielberg sea el director invitado, alargando su final hasta la nausea y con veinte últimos minutos de moralización del personaje de Denzel Washington a base de colaborar con la justicia y de hacer el "Pepe sonrisas".



Porque al final pringan todos, menos el que tenia que pringar, el que puso en las calles una droga tan pura, que hizo adictos a la heroína y mando al otro barrio por sobredosis a un número indeterminado de americanos.

Si la historia no se bastase por si sola para acabar con esta película, tenemos la música. No se vosotros, pero cada buena peli de mafia que he visto, la recuerdo por su música, ya sea por la magnifica de "El Padrino", el disco entero de "Ascenso al Poder" que reflejo los años ochenta a las mil maravillas, "Uno de los nuestros", "Casino" o "Los intocables" (con la memorable banda sonora de Ennio Morricone). Y para colmo, para una canción que pone medianamente identificable, van y te ponen Across 110th Street de Bobby Womack. Tristísimo, pero mi mente se fue a otra película muchísimo mejor que esta, más corta, con las cosas mucho más claras de que pretende contar, mucho mejor contada, y con mejores actores... Para un alma que quiere darle, la tiene que coger prestada.



Además, tenemos la dirección, que sin nada diferenciable, sin toques personales, sin nada. A mi me dejo igual de plano que un telediario.

Las actuaciones seguro que terminan bendecidas por la Academia de Hollywood, pero Denzel no convence cuando mata a alguien. Ese tío parecerá siempre el bueno de la película, sea la que sea, aunque la empiece matando a una camada entera de gatitos.
Y Russel... joer, se pasa la película entera con cara de estar haciéndose pis.

La fotografía, muy bien, muy clara, que se note que tenemos pasta. Pero el guión es lamentable. Parece "Ascenso al poder", con final feliz y rodada por la Disney. Solo al final de la película, en la última media hora, se acuerda de que es una película de mafia y hay un tiroteo y luego, una operación policial.

En fin, conclusión pésima. Seguro que luego la riegan de Oscars de la Academia... pero no por ello dejara de ser una película, como digo, sin alma.

Conclusión: 4 de 10 Y lo peor es que han dicho que es como El Padrino