miércoles, 16 de enero de 2008

Un funeral de muerte (opinión)

Jo, yo es que es ver en cualquier lado Frank Oz (bis) y me emociono.
Lo primero, porque este tipo es el que movía a Yoda en "El Imperio contraataca" y en "El retorno del Jedi". Y para continuar, porque una persona que ha colaborado estrechamente con un genio absoluto y un visionario, como fue Jim Henson, no puede haber dejado su lado sin haberse impregnado mínimamente de su grandiosidad.

Recordemos que estamos hablando, ya en el campo de la dirección de alguien que llevo a cabo el remake de "La pequeña tienda de los horrores" (recuerdan aquella cancioncilla... "soy un hijo de puta, que vino del espacio"), codirigió "Cristal Oscuro" y nos partió la caja con "In&Out" y la, para mi más divertida... "¿Que pasa con Bob?" (que recomiendo a todos los fans del Coyote y el Correcaminos, y de Bill Murray claro).

Por eso, siempre es un placer acercarse a cualquier cosa que lleve su nombre...

Cuando aprenderemos...

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)







La película nace ya marcada con una traducción del título realmente repugnante. Es decir, me recuerda a aquella fase de los ochenta en que todo título comercial, debia terminar en -AL para ser mínimamente rentable... "Desafío Total", "Analisis Final", "Velocidad Terminal"... estoy seguro de que si hubieran hecho una película llamada "Sonda Rectal" habría tenido unos resultados de taquilla razonables. Y es que el título recuerda a las comedias más casposas de las peores épocas de Cris Rock o Queen Latiffa.

Pero en fin, seamos condescendientes y pasemos ese detalle por alto. Es cine europeo (¡no corras!) y tenemos que concederle el beneficio de la duda. En concreto, es cine alemán, a pesar de que su título, desarrollo, actores y volantes a la derecha nos puedan recordar a las típicas comedias inglesas como "Las chicas del calendario", "Full Monty" o "El jardín de la alegría".



La película empieza con un muerto. El padre de Daniel ha muerto. Toda la familia y allegados es llamada para un típico funeral de los que se hacen allí fuera en una casa con jardín y tres plantas (¿como coño llegan a conseguir pagar algo así allí fuera?). Y claro, se producen las típicas rencillas familiares por las envidias de los logros alcanzados. También hay reencuentros entre personas que tuvieron alguna relación en el pasado, suegros que no soportan a sus futuros yernos, y eso que aun no lo saben, un cura que tiene prisa, una suegra y viuda insoportable... lo típico.
El caso es que a Daniel se le acerca en el funeral una persona aquejada de acondroplasia para hacerle una revelación. Su padre era gay y el era su amante. Y claro, para no mostrar a su madre ciertas fotos, quiere 15000 libras esterlinas. A parte esta su hermano, que farda de rico y famoso escritor pero esta más pobre que una rata por vivir por encima de sus posibilidades, además de ser un jeta que nunca se preocupo de sus propios padres.
A parte, hay una caja de Vailum que no es Valium, sino un ácido que un sobrino del fallecido, un farmacéutico, había preparado para que un amigo flipara.
En fin... ya.

El guión es, de largo, larguiiiiisimo, lo peor de esta película. Chistes previsibles, escasos y sin gracia. A medida que avanza la película, el guionista parece ejecutar un desesperado intento de hacer reír y recurre al humor más escatológico, cacotas en la cara de un tipo. Yo no me reí, sentí asco, como con la peor de las ocurrencias de los autores de la saga de "American Pie". Los personajes no son creíbles, salvo quizás Daniel. Otros, sencillamente, no tienen tiempo de decir esta boca es mía.



Los actores por otro lado, si están bastante bien. El actor que hace de Daniel, Matthew Macfadyen, no es precisamente el mejor. Y debo decir, que salvo un par de excepciones, casi todos los que aparecen me resultaron desconocidos. El mas familiar con todos supongo que sera el que interpreta a que interpreta a Troy, Kris Marshall (interpreto a Colin en Love Actually, el camarero que pone rumbo a Estados Unidos, y que nada mas bajarse del avion, consigue irse a la cama con cuatro pibones de impacto) y también Alan Tudyk, que interpreta a Simon, el odiado yerno y cuñado del anterior, drogado por un error. Este ultimo es el papel mas divertido, pienso yo, pues se pasa toda la película drogado, flipando, y poniendo caras raras, pero claro, eso simplifica mucho su trabajo. También esta magnifico, posiblemente el mejor de todos, Peter Dinklage, el tipo que interpreta al "enano" (lo siento, acondroplásico suena demasiado largo y técnico, digo enano sin ninguna intención peyorativa) que hace chantaje sexual y que termina haciendo un 69 al muerto dentro del ataúd.



La película no engancha, y ese es su principal problema. No te ríes, y no reír con una comedia, es precisamente lo contrario, trágico. Además, como dije antes, todos los chistes se ven venir desde 20 minutos antes, y para rematar, deja montones de cabos sueltos.



La dirección de Frank Oz... bueno, es justa. Es decir, los planos son adecuados, sostiene el tiempo suficiente las caras de los actores en pantalla, nos hacemos una idea muy aproximada de como es la casa gracias a sus encuadres, tiene mucha luz... pero es que hay muy poco que rascar.

Y en fin, no os hago perder el tiempo ni perderé más del mío.

Conclusion: 2 de 10 Una mancha en el expediente de Frank Oz.

No hay comentarios: