lunes, 4 de febrero de 2008

Frikievento Portilla 2008

Me duele la garganta. Tengo un sueño y una... sensación de no querer o mejor, no poder hacer nada, que me esta dejando bloqueado. Es lunes y tengo que bajar cada media hora al aparcamiento. Alguien quiere ver mi nuevo coche. Pero mi mente no esta aquí, en donde debe estar mientras se supone que trabajo.

Demasiada cafeína. Y después de estar ingiriendo dulces tras dulces, choricico tras choricico, picoteo tras picoteo, mi excesivo nivel de azúcar en sangre ha visto repentinamente mermadas sus reservas y solo me apetece dormir. Miedo tengo a la báscula esta tarde. Aunque conociéndome, igual he adelgazado.

Bueno, el principio suele ser un lugar muy indicado para comenzar una narración. Pero el principio se remonta a las navidades, cuando Henar, la ideóloga de este evento que paso a relatar, me preguntó si estaría dispuesto a apuntarme a una especie de fin de semana en casa rural a lo friki. Por aquel entonces, yo estaba con una sobredosis de frikis y Pharmaton Complex, y respondí que sí. Al igual que yo otros muchos se apuntaron y la lista llegó a alcanzar casi la veintena de tipos y tipas. Desgraciadamente algunos de ellos por motivos diversos no pudieron acudir (Draud, Willow, Valeria, se os quiere y se os echó de menos). Lo mejor fueron los preparativos. Esta Henar ha llegado tarde a esto del frikismo, pero lo compensa con su entusiasmo. Su capacidad de poner en marcha actividades me deja ojiplático. Decidida la lista de la compra (obviamente, no tenemos buen ojo para dimensionar las cantidades de comida), el jueves se hicieron los preparativos. El viernes comenzaba el viaje.

Aunque claro, para mi había comenzado el día de antes. Por fin, después de más de dos años de hablar de que iba a cambiar de coche, al fin, decidí hacerlo. He optado por un coche muy racional, de equipamiento muy adecuado, cambio automático, tecnología punta (motor híbrido), marca reconocida y máxima seguridad... Un Toyota Prius.



Ese mismo viernes por la mañana sacaba mi nuevo coche del concesionario y por la tarde, después de comer, salía con gran precaución (la forma de conducir es bastante diferente de mi anterior coche), y aun así y aun a pesar de haberme liado con el navegador (M.A.R.T.A. pide a gritos actualizar su cartografía) fui el primero en llegar al pueblo, a la casa en la que pasaría el fin de semana, conduciendo en noche cerrada por una estrecha carretera flanqueada por los pinos, atravesando jirones vaporosos de niebla. Y la casa, situada al lado del viejo cementerio...
Ummm... creo que esta peli la he visto.



Tardamos poco en acoplarnos cada. Casi llevamos al histerismo a Henar preguntándola a cada momento donde dormíamos cada uno, pero al final que como dijo Terry Prachett, “el caos vence siempre al orden porque esta mucho mejor organizado”, terminó por colocarnos a todos donde buenamente pudo. Tocaba cenar... Pizza y hamburguesa, regada con abundante Coca Cola cosecha del 2007, la dieta de los frikis veteranos.



La fiestranqui del programa oficial de actos, fue degenerando en unas partiditas de "¡Sí, Señor Oscuro!".



En la primera los muy cabrones de mis compañeros me echaron la culpa de todo. En la segunda, ya en el papel de señor oscuro, me indigné al saber que mis secuaces habían sido incapaces de traerme un paquete de Indasec... que uno ya tiene una edad, y propenso a pequeños "accidentes".



Aquel día me retiré temprano. No estaba muy jotero, y algo más cerca de las dos que de la una ya estaba durmiendo un servidor en un cómodo sofá, por obra y gracia de mis tapones para los oídos (que buenos mis tapones, oiga... aunque sea contradicción).



Se dice, se rumorea, se comenta, que mientras yo vegetaba, en la bodega se cantó y tocó la guitarra (Guitar Hero, desde luego) hasta altas horas de la madrugada. Pero supongo que si estoy equivocado alguien saltará aquí para corregir mi error.





Y es que, como ya dije en el cuestionario que Henar nos envió a todos para conocernos algo mejor a priori, un servidor es pájaro tempranero. Funciono mejor a primeras horas del día, y en cuanto dan las nueve, empiezo a revolverme en el lecho por muy tarde que me haya ido a acostar. Aquel día me desperezaba el primero en la casa a eso de las ocho, y en vista de que todos los demás hacían competiciones de ronquidos, donde el ganador era el que conseguía desenroscar primero la bombilla del cuarto, opté por encerrarme en la cocina y apañármelas para dejar aquello listo para que la gente pudiera desayunar. Sí, Henar, ya lo se... pero me relaja fregar, y me pone nervioso el desorden. Lo hice porque quise, pequeña.





Durante la mañana nos vimos una de las películas míticas que yo llevaba preparadas... Cazafantasmas. Una gran forma de relajarnos y despertar una gula increíble por nubes dulces de forma subliminal.

Poco a poco, y a pesar de que estaba prevista una salida al campo para hacer marcha, las horas de irse a acostar, las horas de levantarse, el helazo que había caído, y la miaja de nieve que había manchado los alrededores fueron suficiente para hacer que los frikis quedaran adheridos al Guitar Hero, y tambien al Buzz.





También fue activa aquella mañana la sesión de Sing Star, en la cual, algunos de los frikis maltratamos canciones míticas de nuestra vida hasta merecer un impacto directo de un rayo. Hay testimonios de video, pero son demasiado vergonzantes.



NOTA: En la próxima edición, las videoconsolas serán prohibidas... o como poco, dosificadas bajo llave. Se siente, Maligno.





Tocaba una parillada, que además, sirvió de escenario para un vivo de Red, como siempre, emocionante e intenso.




Yo interpreté a un detective de atracos, hijo del anfitrión de la reunión de policías para celebrar el Cuatro de Julio, traumatizado por la muerte sospechosa de su madre, y liado con una amiga de la infancia. Y resulta que la amiga termina siendo también hija ilegítima de su padre. O sea, su hermana.
Bueno, como dijo el sabio... "Incesto, hecho uno, hecho ciento".
O como dicen mis coruñeses... "Incesto, una diversión para toda la familia".

Mi memoria pez me esta traicionando un poco. No recuerdo muy bien que hicimos desde que finalizo la parrillada-vivo, y llegaron los primos de Henar, Tyfa y Héctor. Pobrecitos, nada más llegar, y a medio disfrazar, los colocamos a cenar y a sufrir una de mis partidas. En fin, si alguien recuerda por mi, sería un detallazo.

PS: Las fotos son geniales para estas cosas... ¡SALIMOS DE LA CASA A DAR UN PASEO POR EL PUEBLO!



Porque después de hacer el Donnie Brasco (encima mi personaje también era un infiltrado del FBI que intentaba destapar un caso de mafia policial), comencé una de mis partiditas de rol con los que se quisieron acercar a conocer el sistema O.R.E., y el juego gratuito Nemesis, de Greg Stolze. La pena es que ni me lo había preparado convenientemente ni teníamos el tiempo suficiente para desarrollar la partida. Aun así, he prometido hacer la partida nuevamente con todos los jugadores que en ella estuvieron (y quieran participar), en el próximo evento friki en el que todos nos reunamos, con planos gordotes, buena música para ambientarla y demás recursos sustológicos.



Ya eran casi las diez y media cuando comenzó la fiesta de disfraces propiamente dicha. Tenemos algunas fotos, pero las fotos se quedan parcas a la hora de transmitir las vergonzantes sensaciones que algunos de nosotros transmitieron con sus atuendos.



Yo no fui muy original y tiré nuevamente de mi héroe Duffman (la próxima vez tendré un nuevo disfraz, lo juro). También se pudieron ver al Doctor Maligno y al Número Dos, a Austin Powers, a sendas princesas Leia y Xena, al Señor Oscuro, Jason, el asesino de Scream, un par de geishas (aunque una era travelo), una bruxa, un ninja y un caballero medieval.





Y de aquella guisa comenzó el concurso-pique de reparto de una serie de regalos, todos frikis, que iban en progresión de más patético a más deseable. Y a mi, de perrente, se me puso la cara de "¡Sí, señor Oscuro!", cuando la traicionera Henar me reveló que un objeto que yo le había encargado, había sido envuelto para caer en las redes de esta competición.

Y me llegué a enfadar realmente, porque lo di por perdido. Con mi suerte era casi un hecho. El objeto en cuestión era una de esas bolitas llenas de agua que suelen tener paisajes nevados. Pero que en mi caso tenia a Yoda rodeado de una verdosa aura chispeante del lado luminoso de la fuerza.

Desgraciado en el juego, afortunado en amores. Eso dicen.

Pero como agarre al que lo dijo lo deshuevo con una grapadora. El objetivo era sacar un doble con dos dados normales para elegir primero un regalo del montón (de doce rondas, obtuve UN DOBLE y SIETE VECES un "6+1"). Una vez asignados todos los regalos, estaba la fase del pique, en la que durante diez minutos, se tiraban los dados de forma consecutiva y se decidía que regalo quitabas a cada quien. Casi lloré cuando mi incestuosa hermanita en el vivo, Dune (me he quedado con tu cara bonita) me quitó mi único regalo, un llavero sable-láser.





Era el único que estaba en quiebra. Y encima, las cuatro veces que conseguí un doble y trate de quedarme con Yoda, me era arrebatado en la tirada inmediatamente posterior. ¡Depresión! Arrugue el morro, adopté actitud de parvulario enfadado con el mundo y me doblegué a mi mala suerte, optando por arrebatar un regalo que nadie querría a la anfitriona, una figurita de Jabba el Hutt. Ya sabía que Henar no me devolvería la jugada... el sentimiento de culpa puede ser sabiamente explotado.
Y así termino el juego. Yo tenia a Jabba y no a Yoda. Y así hubiera quedado, sino me hubiera acudido al rescate, el señor Red.
Te debo una, tío. Consiguió a Yoda por medio de trueque y me lo regaló.



Después de aquello, una intensa manera de soltar las energías que consumíamos, en mi caso al menos, en forma de nubes dulces, nos hicimos algunas fotos y comenzamos un segundo vivo (por el amor de dios, lo que me gusta jugar vivos... necesito unirme a un grupo de teatro ¡pero ya!). Esta vez, "El método Gronholm", basado en la película homónima, en la que yo interpretaba a un gay maduro e infectado de VIH que pretende un puesto de directivo. Rastrero como el solo (le di un carácter de vendedor de coches usados), creo que fui el único que no mintió, pero se ve que estaban buscando otro perfil. Últimamente me pasa mucho eso, en todas las entrevistas que hago.



Por cierto, que Matsu dio verdadero miedo. No en vano se convirtió en Fomori.

Para mi aquello marcó el final del día, a eso de las seis de la mañana, pero hubo algunos que empalmaron con mi hora de despertar, a eso de las diez. Que frikis... estuvieron cerca de cuatro horas jugando al "Time's Up", aquel fabuloso juego que Henar, Draud y yo conseguimos ganar en las Ayudar Jugando un par de meses atrás.


Por cierto, TRES PIBAS EN MI CAMA... (el sofa)

Acababa el fin de semana. Algunos de los frikis comenzaban a abandonarnos, en concreto Freakita, Logan y Ros, un nuevo amigo, a la par que viejo conocido de las TdN'06, cuya página de cine os invito a visitar. Ellos, junto a Zelda, la inquieta perrita Beagle, partían apenas rozado el medio día.

Cada vez quedaba menos gente, y con algo de pereza, comenzamos a ir recogiendo casi de forma inadvertida. Ya antes de la hora de comer, comencé la continuación de la partida con todos los asistentes que aun quedaban en la zona, pero el fin de semana, se me hacía corto para finalizarla adecuadamente. El momento de levantarse a conseguir comer algo, así como la retirada por cansancio y fiebre del pobre Xavi, marco su definitivo final cuando comenzaba realmente la acción. Pero prometo enmendarlo, lo juro. Y es que era el momento de los corrillos. De la consulta al "I Ching" (que en ocasiones asombró por su certera precisión en las respuestas). De recogida de maletas, barrido, fregado, y unas despedidas que terminaban en charlas, iniciaban una nueva despedida que se iba de nuevo alargando, y alargando... Consolar a la anfitriona, que se puso de morros, enfadada con el tiempo.
Pequeña, tus lágrimas nos hacen sentir gente importante
. Y es que no queríamos que los findes así terminasen. Ojala se pudieran hacer más a menudo.
Ojala todos viviésemos en el mismo barrio, ¿no?

Los murcianos se adelantaron al resto en algo más de una hora. Les quedaba un copón de viaje y carretera que chuparse. Y con lo viciosa que es esta gente...
Yo me hice un poco más el remolón. A mí en casa solo me esperaba el frío ambiente resultante de tres días sin calefacción.

Pero siempre nos quedara el Skype. O el Messenger.
Y las Jornadas Rúnicas, off course. Prepárate Errentería. Allí van los frikis.

P.S. Dune, cuídame bien ese libro. Insisto, me he quedado con tu cara.
Red, juro solemnemente que te devolveré el favor que me hiciste con la bolita de navidad de Yoda.
Ros, un placer haberte conocido. Da gusto hablar de cine con gente que sabe.
Tyfa y Héctor, mucha suerte en la vida, majetes, y a ver si nos vemos más.
Freakita y Logan, a ver si cuando cumpla mi promesa de bajar a Madrid a un finde de partidas podemos volver a vernos.
Jose Maria, Maligno y Matsu, portaos bien. Si no os veo más a menudo voy a llorar :P.
Mister Fiber, ya nos veremos por Barcelona a no tardar. Supongo que para el Supercumpleaños de Tenten.
Xavi, tío, cuídate ese catarro y sigue acompañando a Henar a los eventos... al final caerás bajo la influencia del Reverso Tenebroso del Frikismo. Vestirse de Geisha ha sido el primer paso en tu entrenamiento.
Y a Henar... eres la más grande.

9 comentarios:

Duneiel dijo...

Joo que bonito ha sido todo :(. Ya te dije unas cuantas veces que cuando te quité el sable láser, dejándote en la más absoluta miseria, me sentí bastante mal.... pero fui mi única (recalco, ÚNICA) tirada doble en la fase de pique, y me encantan las cosas que brillan U.U...

Y eso, que... ¿a quién le importa lo del incesto? A nadie, pues ya está xD. Maldita madre mía, tenía que estar jugueteando con el vecino....

Isilwen dijo...

Mr Q, agradezco enormemente que vinieras y tu colaboración en la preparación del Frikievento (lista de la compra, mercadillo chorra etc...), también tu fregoteo y orden desinteresado(mi desorden te necesita), tu partida (que hay que terminar), tu Duffman animando el cotarro, tu reportaje fotográfico, tu apoyo cuando como dices me enfadé con el tiempo, tu.......

Muchas gracias por recoger en esta entrada un gran fin de semana, una perfecta reunión de amigos, unas horas llenas de frikismo, un "no quiero irme de aqui", un... quiero seguir siendo niña...

Quaid eres mi idolo friki, tienes el corazon y el entusiasmo de un niño grande, y eres creador de tendencias frikis (vease mochila Yoda). De mayor quiero ser como tu :)

Un abrazo enorme
Isil :)

Xavi dijo...

Querido sobrino Gobbo, estos gigantes estan un poco locos, van de un lado para otro sin que parezcan saber donde ir, he visto que en algunas ocasiones son comidos por unos animales amarillos por levantar una mano o silvarles, parecen muy peligrosos, en otras ocasiones, les da por hacer fiestas freakes en pueblos lejanos y apartados de toda civilización en la que se conocen entre ellos y se lo pasan genial, estaría bien que lo repitieran y así poder infiltrarme en algunas de ellas, y para finalizar, algunos hacen una especie de escrito a la que llaman bitacoras contando todo lo que han hecho.

Un saludo de tu tio y aventurero por el mundo exterior Matt.

PD: Me ha encantado la bitacora de portilla 2008, eres el mas grande Quaid

PD2: me confundí de sitio, sorry

Wendy dijo...

JAJAJA

Como mola! Cunto friki junto. La Bruja adicta a los dulces, e histérica por una sobredosis de azucar. La Princesa leia controlando el percal y encargándose de todo (Modo mamá ON), y la Xena tímida... XD hay que ver que irónica es la vida.

Genial Duffman. Tú y tus viajes... vas a tener una bonita vida para recordar y estar tranquilo

Pandora dijo...

juuuu T_T y yo estudiando...
aunque me hubiera sentido un poco acoplada por que no conocia a nadie T_T

Duneiel dijo...

¿Quién no se mostraría tímida ante los piropos de ¡Duffman! ? :$

Quaid dijo...

Jo, tengo que ir cambiando de pj, este rol de Duffman esta algo visto... y es terrible para mis caderas, tan poco habituadas ellas...

Mi proximo disfraz sera tan friki o mas...

Por cierto, os quiero a todos... quiero mas gente... mas amigos... (progresivamente la voz se va transformando en la de Marty, de Los Simpsons)... ahi queda sitio para uno mas... que se fastidien los que no tengan...

Valeria dijo...

Na, guapetón, que no me viste en ZGZ, no me viste en Cuenca... pero espero nos veamos en Rentería!

Belixario dijo...

Se nota que lo pasasteis bien ¡

Por cierto bonito coche.

Un saludo desde el Sur