domingo, 10 de febrero de 2008

Monstruoso (opinión)

Debo decir que el fin de semana no todo fue malo. Podría decirse que junto con la cena japonesa con Sergio y Andrés, lo mejor del fin de semana fue la labor que hizo mi madre, mi abnegada madre que en nada cuestiona mi frikismo y mi falta de madurez a los treinta y un añitos. Me ha hecho unos patrones y una guía para la confección de una babosa cerebral que pretendo publicar en breve (atentos a la bitácora), al más puro estilo Bricomanía. Así cesaran las peticiones y todos podréis ir a las convenciones frikis demostrando que vuestra sesera si tiene algo aprovechable, según la dieta de las babosas.

Lo habíamos dejado con una película interesante, pero decepcionante, 30 días de oscuridad. Como tampoco teníamos mucho que hacer Sergio y yo, decidimos salir por una puerta del cine y volver a entrar por la siguiente. La otra película en nuestra agenda era la requetefamosa Cloverfield... infamemente traducida en España como...

Monstruoso

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)




La película, si es que así puede denominarse, comienza con una leyenda e instrucciones de carácter militar sobre el lugar donde fue encontrada la filmación, lugar que califican de sitio del "incidente" US-447, anteriormente conocido como Central Park. Lo cual, de por si, ya da muuu mal rollito.

Parece que comienza con un tipo algo gamberro, llamado Rob Hawkins comienza a grabar a una chica con la que ha pasado la noche, llamada Beth McIntyre. Una pena, porque cuando comienza a ponerse interesante la grabación, resulta que alguien le da por borrarla apenas cuatro meses después, y eso es lo que, con pequeños saltos, veremos a continuación.

Al parecer, en estos cuatro meses, Rob ha prosperado y ha conseguido un puesto de vicepresidente de una compañía en Japón, a donde pretende viajar en breve. Sus amigos se reúnen para darle una fiesta de despedida, organizada principalmente por su futura cuñada, Lily Ford, y su hermano pequeño Jason Hawkins. Este era quien, originalmente iba a realizar la grabación, pero consigue endilgarle el encargo a Hudson 'Hud' Platt, que desde ese momento y hasta su trágico final, llevara consigo la cámara a todas partes en una noche de locura.

La fiesta parece ir bien. A Hudson le mola una chica que se llama Marlena Diamond, a Marlena no le mola Hudson y le rehuye, Hudson tiene alma de cotilla y cuchichea lo cuchicheable... y es que se presenta Beth en la fiesta con un amigo (otro amigo) y empezamos a entender que aquí el Rob, enamorado como estaba de ella y sabedor que se iba de Nueva York para no volver a verla muy posiblemente, hizo lo que cualquier tío normal (no decente, se entiende) haría... se la cepilla y luego ni te llamo al teléfono. Y claro, se ponen de morros, Beth abandona la fiesta y dejamos la ñoñería porque empieza lo bueno. Un terremoto.

Y ya lo decía Billy Wilder... para tener una buena película, lo suyo es empezar por un terremoto, y a partir de ahí, ir subiendo. Y algo así pretenden aquí. Después de que las luces vuelvan y pongan la tele para enterarse de que un barco ha volcado junto a la estatua de la libertad, los muchachos de la fiesta se suben a la azotea a ver si desde allí pueden ver el puerto. Peazo de vista de águila que tienen los chicos.


Y cuando están en la azotea, pum... explosión al canto y empiezan los gritos y el caos. Esos son los minutos que podéis ver en el trailer que he colgado en esta critica... fundamentalmente porque el resto de trailer son tramposos, cambian frases, ponen efectos de sonido donde no los había o directamente, usan imágenes que no veréis en el cine.

Los chicos de la fiesta llegan a la calle y, como ya os habréis cansado de ver, les llega la cabeza de la estatua de la libertad, limpiamente arrancada de cuajo de lo que parece un zarpazo. Primera señal de que no es muy normal lo que esta ocurriendo.


Y a continuación un edificio al fondo de la calle (y cuando digo al fondo es al fooooondo), se viene abajo, causando una nube de polvo que barre la calle y obligando a los protagonistas a refugiarse en una tienda. Y ¡plink!, ya veo de donde ha sacado la idea el señor J.J. Abrams o quien quiera que este detrás del guión de este producto (segun imdb.com, Drew Goddard, guionista habitual de las series americanas y habitual de Lost). Cualquiera que haya visto la cinta de los hermanos Naudiet sobre el 11S habrá tenido la misma impresión que yo. Si le quitas el monstruo a esta película, te queda exactamente lo mismo, solo que sin guión romántico de por medio y mucha más carga emotiva en el caso de los hermanos que acompañaron a uno de los cuerpos de bomberos de la ciudad de Nueva York aquel fatídico día.


Es obvio, el papel cayendo y flotando, la gente embadurnada de polvo como fantasmas, la caída del edificio, el meterse en la tienda... solo faltaba el "Oh Shit!".

Y aquí en este punto, la gente empieza a moverse y tratan de salir de Manhattan con muy buen criterio. Pero el monstruo que es listo del copón, les espera en el Puente de Brooklin y se lo carga de un coletazo, llevándose por delante al hermano de Rob, Jason, mientras el recibía una llamada de Beth, que entre lagrimas le comunicaba que había quedado atrapada en su apartamento por un trozo de una pared.

Y ya tenemos la trama montada. Una carrera desesperada de Rob, seguido por sus amigos (ya solo cuatro), para rescatar a Beth. Todo seria más o menos fácil si solo se tratase de esquivar a un monstruo de unos 70 metros de altura (el Metro es un refugio estupendo), pero como debieron darse cuenta del detalle a medida que escribían el guión, el monstruo llevaba una desagradable compañía... unos parásitos que me parecieron sacados de Starship Troopers, solo que en pequeñito, pero condensando la misma cantidad de mala leche. Y para colmo, si te muerden estas jodido, aunque a parte de que explota una de las protagonistas detrás de una lona y al trasluz, no nos dan más pistas de las consecuencias que dicha mordedura pueda tener.


Después de ver a los militares desesperados y hablar del recurso "Martillazo" (para mi que tiene que ver con armas nucleares tácticas), los protagonistas saben que tienen un plazo máximo para escapar de Manhattan en uno de los helicópteros de evacuación, y aun no han llegado a rescatar a su amiga.

En fin, no os cuento más, pero dado que la grabación es encontrada por los militares en el lugar del "incidente", os podéis suponer que todo termina como el rosario de la aurora.

La película es una gran idea, no seré yo el que le enmiende eso. Los actores están todos en bastante sintonía con la historia, y como no son caras conocidas, no nos distraen del pretendido efecto de realidad que intenta conseguir.

Por otro lado, es terriblemente tramposa, y ni en la misma película tenemos tomas claras de los bichos que azotan a Nueva York. Pero claro, si se trata de una grabación de videoaficionado, digna del mismo Youtube con sus tembleques y demás, pues tampoco podemos pedirle una gran toma que falsee la sensación. Por otro lado, muy típico de todo aquello en lo que pone sus zarpas el señor J. J. Abrahms, la película deja casi tantas preguntas nuevas como interrogantes. No sabemos quien ganó, si sobrevivió alguien, que causan los mordiscos de los parásitos, si el bicho fue eliminado o si solo huyó (algo más que probable, dado que hablan ya de la segunda parte, a no ser que sea otra grabación del mismo evento contado desde otro punto de vista).

La música es... inexistente. Por otro lado, el color y la fotografía, así como el montaje están logrados, y a pesar de los pesares, consiguen que la historia quede clara, y que los personajes queden claramente establecidos hasta el momento en que desaparecen de la historia por uno u otro motivo.

Lo que no me gustó, fue posiblemente el hecho de que es surrealista que alguien entre con los militares y no le quiten la cámara. Que alguien corra por su vida y no suelte la cámara. Que alguien sea atacado por monstruos del tamaño de un dogo y no suelte la cámara. Que alguien sea mirado por un monstruo de cincuenta metros de altura que se esta relamiendo y se limite a enfocarle...

Pero si tragas con esas premisas, quizás te convenza la historia, algo forzada desde luego. Yo la habría llevado sin el toque de "vamos a salvar a nuestra amiga" (que a todo esto, esta como un tren). Pero no era yo quien dirigía, sino Matt Reeves.

En fin, las conclusiones son que se trata de una película que queda muy delimitada por las premisas de las que parte, pero que dentro de ellas, se mueve bien y se deja ver de forma intensa. No aburre, eso desde luego.

En la parte negativa... el monstruo... NO ES CTHULHU...
Espero que eso destierre finalmente la teoría que alguien propuso de que una antigua bitácora mía no era sino otra cosa que publicidad viral de esta película.
En concreto, esta bitacora (que casi me hace famoso gracias a Yonkis.com)

Conclusión: 6 de 10 (aunque rozando el siete)
Interesante película, que tiene en su contra dejar tantas preguntas en el aire.

4 comentarios:

Sergio Ivan dijo...

La película no me llego a decepcionar, y más después de haber visto justo antes la de "30 días de oscuridad".

El argumento de la película me llego a gustar, la única pega es que el bicho malo maloso, no era Cthulhu, sino más bien me llego a recordar a un monstruo del video-juego Gears of Wars, salvo que es en gigantesco y con una cola más larga.

El desarrollo inicial del argumento me da la sensación que es lento, luego empieza a coger velocidad, para detenerse y así darnos un respiro a nuestros pobres sobresaltados corazones.

Los personajes nos da tiempo a conocerlos, y sabemos de qué pié cojea cada uno, algo que en este tipo de películas no estoy acostumbrado a ver, dado que al que no presentan demasiado, es señal que es prescindible.

Con respecto a los "parásitos" estoy totalmente de acuerdo con Quaid, me sonaban a Starship Troopers.

Una cosilla que me llamó la atención, es la "humanidad" de uno de los jefes militares, que a pesar de saber que la zona va a ser bombardeada y que la zona a la que se dirigen los protagonistas está destrozada por el bicho, les dice que se las pire y que los ve a las 6:00, simplemente no sé que pensar, si se lo dice de buena fe, porque les entiende, o por quitárselos de en medio.

Un fallo gordo que la vi, es cuando el Super bicho ataca al protagonista que lleva la cámara, te da la sensación que lo está masticando, y cuando acaba con él en el suelo, piensas que se le ha comido y se ha salvado la cámara, llegan sus compañeros y la sensación que me da, es que se le llevan a cuestas.

Especial mención a la cámara de vídeo, se merece un Sobresaliente, porque después de todo lo que pasa, la cabrona funciona, y lo que es más sorprendente, es que cuando hay el ataque militar en Central Park, todavía funciona la cinta de vídeo.

En definitiva, la película cumple su objetivo de entretener, para mí sería un 6 sobre 10. Merece la pena verla.

Wendy dijo...

yo la vi ayer, y no me voy a quejar la verdad. Es... distinta. Tipo la bruja de Blair me han dicho, por eso de cargar con la cámara casera, porque esa si que no la he visto.

Pues justo lo que has dicho, no aburre. Y dado que yo no veo las películas, sino que las vivo... pues imagínate como lo pasé XD.

Yo digo "spoiler". eso me convierte en chorra? jejeje. Me da igual, porque seguiré siendo una chorra.

La que vi hace 1 o dos semansa fue Rambo. No había visto ninguna de este tío en mi vida. Y tengo que decir de esta que, si lo sé no pago por entrar a verla. Nada más empezar la peli ya tuve que dejar de mirar a la pantalla. Si hay algo que no soporto, ni en cine, son las violaciones ni que hagan daño a los niños. Sí, muy típica, y ya se que si no hacen eso, no consiguen que odies "al malo" de la película. Pero yo no lo necesitaba. Ya pillo que es el malo cuando lo veo disparando a gente porque sí XD. Y toda la peli es eso, disparos disparos, sangre y sufrimiento. No hay apenas trama. Así que, lo repito. Si lo sé, no voy a verla. Eso sí, todos mis acompañantes salieron encantados.

Pero me desvío del tema. Monstruoso me moló, pese a que me hizo sufrir (que es la intencion de este cine) me hizo sufrir con interés y originalidad ( en mi opinión). Lo cual me lleva a plantearme algo. El humano de hoy en día disfruta con el sufrimiento, pero con un sufrimiento asegurado fuera de peligro. Vamos al cine esperando ver dolor, lágrimas y sangre, pero nunca deseamos que nos pase a nosotros. Sólo sentirlo durante un par de horas, y luego seguir con nuestra vida plagada de otros problemas.

El hombre disfruta con el sufrimiento (hasta que a él le pasa algo de lo que exponen en el cine, y entonces ya no le hace tanta gracia verlo). Será la mentalidad del nuevo milenio, o lo que sea... pero no deja de ser curioso.

Bueno, ya paro que debo haber escrito más que tú. A ver cuando ves mortadelo y filemon y pones tu opinión.

BESOTES!!!

Quaid dijo...

Pues por lo que me dices, John Rambo la dejo en la lista de desechables. Cada vez que hay una violación en una película se me corta la digestión... y no es una metáfora. La primera vez que me ocurrió fue con "Calma Total", y desde entonces le tengo tirria a Billy Zane, que el pobre no es mas que un actor.

Por otro lado, una película de Mortadelo y Filemón, sin Benito Pocino en el papel de Mortadelo, sin Fesser en la dirección y sin Luis Ciges (algo ya irresoluble y que en gloria este), pierde mucho y la tengo solo en posibilidades.

Me parece a mi que la próxima critica tendrá por objeto un musical, que veré en la grata compañía de mi ghotic lolita de cabecera.

Belixario dijo...

A mi me gusto, me parecio refrescante ver algo un poco fuera de lo normal en la gran pantalla.

Por cierto, totalmente de acuerdo...la protagonista a la que acuden a rescatar esta.... (no commnent)

Si no me equivoco solo sobrevive una chica de todo el grupo, la que va en el otro helicoptero ¿no?

Un saludo