lunes, 28 de abril de 2008

1ª Quedada Interclubes de la Ciudad de Zaragoza

Querido sobrino Gobbo (hacia tiempo que no utilizaba la formula correcta de empezar estas bitácoras):

Soy plenamente consciente de que de un tiempo a esta parte, me prodigo bastante menos en mis bitácoras. Pero, como si de una antigua maldición (o bendición) china se tratase, estoy viviendo lo que podrían llamarse tiempos interesantes.

Voy bastante menos al cine, y llevo un mes prácticamente, encerrado en mi casa fin de semana tras fin de semana. Son rachas supongo.

Pero este último se rompía la tendencia. Llegaba mi hermanita argentina a la ciudad del viento (evento que tendrá su propia bitácora, correlativa a esta), y cronológicamente anterior, el pasado sábado, se produciría la Primera Quedada Interclubes de la ciudad de Zaragoza, convocada por los chicos de La Granja de Gandalf.
Y servidor prometió ser testigo del evento.

Fue esta Quedada algo más que una reunión de amigos y algo menos que un evento oficial, con los meritos y defectos (perdón por la frikada) que todo ello conlleva.

Los defectos, pocos y previsibles.

El primero, la dificultad a la hora de localizar el evento, debido principalmente a que la entrada quedó taponada y oculta tras unas colchonetas hinchables que el ayuntamiento, o quien sea, debió disponer para que los chicos del barrio pasasen un buen rato por la mañana.



Tuvo ello la ventaja de que los críos acudieron como hipnotizados a la que vieron a unos tíos grandes jugando con espadas de juguete (soft combat), y algunos de ellos incluso se animaban a lanzar sus primeras estocadas. Semillas de frikismo plantadas en mentes jóvenes.


Boromir adiestra a los pequeños Hobbits en el uso de la espada...

Incluso un servidor se animó a dar un par de estocadas, en varios estilos y descubrí horrorizado que el soft combat es ¡ejercicio! (perdí el resuello, pero no me di cuenta hasta que no paré), y también que de todos los estilos probados, el que más se adecuaba a mi forma de comportarme es el de dos espadas. Además, es también el más molón.

El segundo defectillo, aunque con su toque de virtud, fue la humildad de medios. Juegos aportados por los mismos clubes asistentes y por los organizadores, para un total de poco más de cuarenta personas si mi impresión es la correcta. Aunque eso no impidió tener todo lo necesario para no aburrirse.

Por último, las instalaciones fueron adecuadas, pero escasas.



Nota para un futuro, cada partida en una sala diferente... os lo suplico, mi garganta no soportaría una experiencia igual, y mi cabeza directamente resquebrajaría sus huesos con la migraña inducida que me provocaría de tanto gritar y quedarme sordo tratando de escuchar a los jugadores (por muchos vasos fríos y presión en la fuentecilla que tuviese a posteriori). Y es que un servidor se ofreció a mostrar las excelencias del sistema O.R.E. en una pequeña partida de Godlike. Noticia de alcance... nadie perdió el brazo derecho (aunque si hubo una baja con el brazo izquierdo y la pierna izquierda reventados).







Entre los méritos destaco el buen rollo que existió desde un primer instante entre todos los asistentes. Soy fatal para acordarme de los nombres de la gente, pero si me quedé con algunos, como Frodo (este era facilito), Noe, Cris, Oscar, Nacho, Dagosta...










También me encontré con viejos conocidos de la red de redes, a los que por fin poníamos cara, como al bueno de Atlas, compañero de una partida de Ars Mágica en Templo de Hécate (una partida que murió casi antes de empezar), y amigos de amigos, como WKR, colega del sin par Andrés Santamaria.


La cara de Atlas es por un pibon que habia visto pasar...

También es destacable el descubrir como algunos jugadores desarrollan sus propias modificaciones o desarrollos de los juegos que llegan a sus manos, lo que me llevó a descubrir un divertido juego, versión casera del "Hombres Lobo de Castronegro". La filosofía de Linux y el open software aplicada a los juegos de mesa.



Finalmente, lo más destacable de todo, y el mayor merito de esta primera, esperemos de muchas, reuniones y quedadas interclubes, fue precisamente eso, que se reunieran los frikis de Zaragoza para saber unos de otros.

Es decir, Zaragoza, como una de las cinco o seis mayores ciudades de España, tiene, o al menos debería, gente e instalaciones de sobra para poder ser la cuna de una gran reunión dedicada a los temas que nos gustan en el formato que queramos. Algunos intentos ya están encima de la mesa y funcionando, como las Jornaícas que organiza Tatakae, o como el Salón del Cómic, todos ellos eventos más o menos relacionados con el mundillo que nosotros disfrutamos.

Fruto de esta reunión, de la charla final y de la merienda-cena-tertulia, han surgido ya un par de iniciativas que son esperanzadoras. Un foro de discusión, en donde a todos los frikis en general y del entorno de Zaragoza en particular os invito a registraros para aportar vuestras ideas. Lo siguiente será un sistema de aviso de actividades. Y lo próximo quien sabe. Federarse, reunirse, juntarse o colaborar con uno de los fines más sanos que pueden existir.
Pasarlo bien.

Y cuantos más seamos, más nos reiremos.
Y sin más se despide vuestro tío Quaid el viajero.

Notas:
La Charla final pronto intentaré colgarla en Internet para que todos puedan tener en mente las ideas que surgieron en su momento y para que la gente interesada pueda informarse de que clubes, asociaciones y grupos de amigos circulan por Zaragoza, explicadas sus actividades por sus cabecillas de viva voz.

En cuanto a los grupos y asociaciones asistentes, recomiendo a los interesados visitar los temas aqui publicados, donde encontrarán toda la información bien juntita y llena de datos.

No hay comentarios: