lunes, 25 de agosto de 2008

El Caballero Oscuro (opinión)

Querido Sobrino Gobbo:

Bueno, regresamos de Mollina, más que nada porque la seguridad se da una ronda para ver que no se queda nadie atrincherado en el CEULAJ, y tratar de resistir en el interior del recinto sin frikadas a la vista es pura pataleta. Ávila se presentaba algo vacía para mi, pero al menos, como quiera que es verano y que la mayoría de mis colegas aun estudian o hacen que lo hacen para seguir viviendo del cuento sajando a sus padres al más puro estilo "El Año de la Garrapata", al menos tenía gente con la que llenar mis tardes de alguna que otra actividad.

Muchas no, pero entre ellos y mi compulsión a la hora de comprar DVDs me hicieron las tardes algo más amenas.
Aunque no todo va a ser pasar calor en casa. El frío del cine también se agradece. Y nos estrenaban la continuación de aquella peli que resultó ser no buena, sino buenísima, de lo mejor visto en el género de los superhéroes. "Batman Begins" hacía, como su propio nombre indica, borrón y cuenta nueva, redimía a su personaje de fantochadas indignas de las que no se salva ni Uma Thurman (y mira que es difícil, con mi Umita del alma) y plantaba una temática seria para los superhéroes en la gran pantalla, anticipando algo la llegada de "Watchmen" y siguiendo la estela de los comics para adultos que han pasado al celuloide, como "Sin City" y "300".

Entre en el cine entre esperanzado y asustado. No suele haber buenas segundas partes.
No señor, no es común...

El Caballero Oscuro

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)






Gotham comienza a ver la luz. La llegada a la escena de Batman ha traído la esperanza a la gente, un efecto que aun no se ha desencadenado del todo, pero que comienza a dar sus frutos. Baja la delincuencia, la mafia empieza a ser perseguida, la policía limpia las calles y la gente comienza a tener algo importante, Fe. El mayor problema de Batman son los imitadores, que no asimilan correctamente dicha Fe.



Aprovechando el tirón, o puede que como consecuencia de el, aparece en escena un abogado que desde el puesto de fiscal de la ciudad, aspira a llegar a lo más alto para ser la imagen de la democracia, la limpieza y una nueva era para Gotham.


Bruce Wayne se interesa realmente por Dent. Entre otras cosas porque su ayudante y compañera sentimental es Rachel, su amor perdido por culpa de Batman, por culpa de esa doble vida que se ve forzado a llevar. Y tras conocerle, ve en este político, genuinamente honrado, la posibilidad de que sea otro el que lleve la antorcha del heroísmo. Un héroe sin mascara, de carne y hueso, en el que la gente crea y que les haga seguir inspirándose en que una sociedad mejor es posible. Y quizás, dejando para siempre a Batman, Rachel vuelva con el. Quizás.
Las cosas parece que se enderezan.

Y entonces, aparece el monstruo.

Apareciendo de la nada, lo que en principio parece un simple matón se convierte en una pesadilla. Comenzando por robar los bancos de los mafiosos, eliminando a todos sus cómplices, finalmente llama lo suficiente la atención de dichos capos del crimen organizado como para que accedan a confiar en sus facultades para hacer lo que ellos sueñan con hacer pero no se atreven. Lo que resolverá sus problemas, devolviendo a Ghotam al periodo de "oro" para los negocios sucios, el miedo y la corrupción.
Matar a Batman.




Mientras, la policía y Batman se las apañan para terminar de cerrar su garra en torno al contable de la mafia, Lau, un banquero de Hong Kong. Ese golpe es definitivo. Todos los capos acabarán en prisión, sino algo peor. Y eso les termina de decidir. La mitad de todo su dinero por la cabeza de Batman. Y sueltan a la bestia.

Y la Bestia tiene sus propios planes. Batman ha de entregarse a la policía, o matará cada día a una persona.

Ante tal chantaje, ¿que puede hacer Batman?
Comienza una pesadilla, una batalla en la que esta en juego la esperanza, contra un ser absolutamente amoral.

Normalmente seria más cruel y destriparía mucho más el argumento. Pero en esta vez no quiero fastidiar a nadie que por despiste lea esta opinión antes de ver la película.

Porque es una gran película que si mientras lees estas líneas aun no has visto, créeme, deberías de ir ahora mismo a ver.

Comenzando por el apartado de la interpretación, en esta entrega se mantiene el elenco de la primera película, con la salvedad de la señora Cruise. Y su sustituta, Maggie Gyllenhaal, choca, porque se pueden decir muchas cosas de ella, menos atractiva. No se el efecto que quisieron conseguir los encargados del casting, pero distrae precisamente por el contraste. ¿Pretendían hacerla más humana? ¿Hacer más humano al propio Bruce? Lo cierto es que es algo que no me quedo muy claro.

Los actores están en su línea de la primera entrega. Christian Bale vuelve a darnos a un Bruce Wayne sobrio, pasota playboy y un Batman torturado en una sola persona. Los apoyos de Michael Caine y Morgan Freeman ven reducida su presencia en favor del resto de los actores, pero aun asi tienen momentos realmente memorables, en especial el señor Caine que demuestra en cada escena que dos tomas suyas valen lo que una película de muchos otros. Esta reducción de presencia de ambos monstruos se debe también en la necesidad de dotar de minutos a un Heath Ledger, interprete del Joker y que en paz descanse, que resulta, sin lugar a dudas, soberbio y el mejor papel de toda la película.

Dire algo que puede que hara que los puristas de Jack Nicholson me crucifiquen. Pero este Joker es para mi gusto mucho mejor que el de la entrega de Tim Burton. Resulta de un hibrido entre el primer Joker y Beetlejuice despues de una noche de borrachera...




Eso en lo físico, porque en lo psíquico tiene la perversidad etica de Jigsaw y los recursos de Simon Gruber. Un personaje realmente aterrador por su absoluta perversidad, su total falta de escrúpulos y su creatividad.

Una pena que no podamos volver a disfrutar de la maravillosa actuación que legó a la posteridad en señor Ledger. Realmente perturbador, y precisamente debido a un guión que le dota de párrafos muy inteligentes y bien construidos, donde el personaje define una psicología completamente ajena a la que nos es corriente y nos asusta a un nivel mucho más primario que el Joker payaso (en el mejor de los sentidos) de la primera entrega de Tim Burton.

Lo que nos lleva a hablar del guión, que por momentos es uno de los más tramposos que yo recuerde despues de El Sexto Sentido, The Game o El Club de la Lucha. Pero no es eso algo en si malo. No, lo cierto es que si las trampas tienen por objeto hacer la película algo más intrigante y espectacular, le perdono las trampas. Le perdono los aparentemente infinitos recursos del Joker que aparecen de la nada, su precisión milimétrica que es digna del mejor augur. Porque sus sorpresas tramposas no dejaban de engancharme a la película, pensando cual sería la próxima putada que se le ocurriría al Joker.

Me encantan por ejemplo los guiños que hace la película, como el coche que pilota Bruce,

un Lamborghini... Murciélago obviamente. Y me encanta la manera en que introducen al segundo malvado de la entrega, sin estirarlo innecesariamente para una tercera. Dotándole de una motivación clara, una evolución y una sobria actuación por parte de Aaron Eckhart.

Que por cierto, esta maravillosamente caracterizado gracias a los efectos de maquillaje y sobre todo a los efectos digitales que sencillamente en esta pelicula estan bordados sin un abuso claro. Se han decantado más por la espectacularidad de medios, explosiones, persecuciones y uso de especialistas al más puro estilo del cine de los ochenta en una Ciudad Gotham que parece estar permanentemente a oscuras, y que cuando es de dia, parece estar a medio camino entre Boston y Nueva York.

La música, compuesta de nuevo por James Newton Howard y Hans Zimmer, no llega a anteponerse nunca a la acción, no contiene temas que roben protagonismo a los fotogramas y puede que no tenga la brillantez que debería. ¿Sabríais silbar el tema principal de la saga? El de esta nueva, no el de Danny Elfman. Por otro lado, no necesita esta película de música que resalte su épica. Esta película la tiene.

Concluyendo, y ahora que han pasado casi dos semanas desde que la vi, sin opinar en caliente, posiblemente se trate de la mejor película que he visto en el cine desde que comencé esta humilde bitácora.

Tiene algunos puntos negativos. Pero puede que se trate de la mejor pelicula de su genero, de todos los tiempos. Supera casi por la minima a su predecesora, huyendo de la moralización del malo de la película.

A la espera quedamos de "Watchmen".

Conclusión: 9 de 10
El Joker tiene razón... Ya nada sera lo mismo.
Y por mucho motivos
, posiblemente esta película es irrepetible.

1 comentario:

G dijo...

Pues a mí no me gustó tanto. A ver, está entretenida y tiene golpes muy buenos. Michael Caine, como toda su vida, sublime (aunque sus apariciones fueran bastante breves). Los actores en general muy buenos. Pero... Joker, a pesar que lo hace muy bien y que tiene los mejores puntazos de la película, tiene demasiado texto y se me llega a hacer un poco pesado; la trama tiene cosillas que no me acaban de convencer (quizá sean las trampas de las que hablas) y un ritmo demasiado lineal que hizo que me aburriera en algún momento.
Pero bueno, con estas cosas, ya se sabe, probablemente fuera que me esperara más. Mi puntuación no sería mala: un 6,5 sobre diez, entretenida y con algunos momentos brillantes.