sábado, 6 de septiembre de 2008

Stardust (opinión)

Querido Sobrino Gobbo:

Normalmente, las películas de las que te suelo hablar, son películas que he ido a ver al cine, pero en contadas ocasiones me refiero a películas que he visto en DVD. En contadas ocasiones.

Ello se debe, fundamentalmente, a que son pocas las películas en DVD que me impresionan lo suficiente como para no tener en cuenta que cuando hablo de ellas, quizás, esté todo dicho.

Por tanto, solo hablo de películas que he visto después de retirarse estas del cine cuando estas me inspiran algo muy importante que decir.

Y en esta categoría, podemos englobar STARDUST.

La taquilla y la crítica de este mundo, como muchas cosas de este mundo, son crueles, despiadadas y duras. Nada, nada benevolentes. Hasta yo me prometí en su día que iría a ver esta película en el cine al ver el trailer, y en su momento, si te soy sincero, ni recuerdo el hecho que me impidió disfrutar de esta maravilla en la gran pantalla. Puede que fuese que me decantase por La Brújula Dorada. Quien sabe.
Supondrás por mis palabras que mi crítica no será, en modo alguno, cruel y despiadada. No será una crítica de este mundo, sino la crítica de un simple humano, que como dos de los protagonistas de este relato, se sienten ajenos a el.

Y el caso es que el pasado sábado, salía de un centro comercial, cuando vi en un expositor decenas de copias de la edición simple en DVD de esta película a un irresistible precio de oferta (justo 10€ menos 5 céntimos). Llevaba ya 5 películas compradas ese día más otra que me habían regalado en Burger King. Pero que demonios...

Durante toda la semana, hice los "deberes". Me fui viendo las películas que había adquirido, unas que conocía, unas que apenas recordaba... y una por una, pasaron a mi base de datos y a la estantería. Y ayer viernes...

Ayer viernes sufrí una profunda decepción por parte de dos personas que jamás pensé que me decepcionarían. No leen esta bitácora y no las conocéis. No son de nuestro "mundillo". Pero si me hubieran dicho... "Pon la mano en el fuego por dos personas", sus nombres hubieran estado en mi lista.
Cuando llegué a mi casa estaba hecho mierda. Empecé a construir un frikiñeco, y a distraer mi mente de la rabia que me había producido. Y es que esa es la historia constante de este año. A base de guantazos estoy madurando.
Las cosas no son tan sencillas como en los cuentos de hadas. Perdí mi esperanza, en lo personal, del romanticismo aprendido en las películas que realmente merecen la pena. Esas que nos hacen ilusionarnos de pequeños, y sonreír con nostalgia o amargura cuando somos adultos. Porque cuando somos adultos, recordamos que de pequeños sentíamos una gran ilusión con aquellas historias.

Por eso la decepción de ayer me dejo bastante tocado. Y después de algunas charlas con amigos en el msn, mientras pensaba "no puedes confiar en nadie, demostrado queda", me puse a coser una babosa que cierta persona me encargó (¡Ya esta lista, Cris!), y mientras, veía la película. Era esa o "El Mundo de Wayne". Y no sabes lo difícil que me fue mantener la atención en mi costura. Me pinché muchas veces.

STARDUST

OPINIÓN...
OJO REVELACIÓN DE DATOS IMPORTANTES DE LA TRAMA
(O COMO DICEN LOS CHORRAS, SPOILER)







En un pequeño pueblo ingles, llamado Muro, vive un joven que esta intrigado por la leyenda local. En ella se cuenta que el muro que da nombre a la localidad permite el paso a otro mundo, un reino encantado, el reino de Stronghold. Pero para atravesar a dicho mundo ha de superar al vigilante, un hombre que ha entregado su vida a custodiar la entrada al otro mundo porque así lo dice la tradición. Aunque claro, dado que el hombre hace más de una década que se debió jubilar, no es grande el esfuerzo a realizar.

El joven Dunstan, que así se llama, llega a un mercado y conoce a una bellísima esclava, que es en realidad una princesa que ha sido secuestrada por una bruja, y con ella, comparte una noche de amor, no antes de regalarle una mágica flor a cambio de un beso.

Pero Dunstan no puede quedarse en Stronghold. Ahora que lo ha visto, que es el único que lo ha visto, decide regresar a su pueblo y hacer que nada ha ocurrido. Pero ocurrió. Y nueve meses más tarde, en el muro, dejan al pequeño Tristán.

Tristán es un chico apocado, pero de grandes esperanzas. Se ha enamorado de la chica más guapa del pueblo, Valeria, que lo utiliza a su antojo, mientras espera que sea otro, Humprey, quien la lleve ante el altar.

Pero una noche en la que Tristán decide jugar su última carta para conquistar el corazón de su amor, en el reino de Stronghold el rey muere, dejando tres hijos, muy al contrario de lo que dicta la tradición, que indica que solo el superviviente de los varones a la muerte del monarca será el nuevo rey. Y para elegir al sucesor, decide retarles a buscar su collar de rubí, que emprende una fuga hacia el cielo y derriba una estrella.

Una estrella que Tristán y su amor, Valeria, ven caer mientras tomar un pequeño picnic a la luz de las estrellas, en algún lugar más allá del muro. Y tras una serie de tiras y aflojas, Valeria, deseosa de jugar con el pobre Tristán, acuerda casarse con el si le trae la estrella. Y Tristán acepta.

Pero claro, donde uno esperaría encontrarse un pequeño meteorito, encontramos en realidad, una estrella. Su nombre es Yvaine. Y es toda una estrella.

Además, la caída de una estrella no es un hecho corriente. Y una malvada bruja, llamada Lamia, va a poner a Tristán y su bella acompañante, las cosas muy difíciles, por el corazón de una estrella otorga la inmortalidad.


Como vemos, esta película trata de personas especiales que intentan conseguir el corazon de otro alguien.

Lo que he narrado del argumento no son más que... veinte minutos de película. Tenemos unicornios, duelos a espada, encantamientos, piratas, persecuciones, magia...
¿Y quien es el responsable de esta maravilla? Pues la verdad es que para mi es un completo desconocido, Matthew Vaughn, aunque los más eruditos (y los que como yo, se empapan en www.imbd.com), sabrán que estuvo en la producción de "Snatch, Cerdos y Diamantes", como a mi juicio, uno de sus puntos más notables de su curriculum. Debo decir que su trabajo me ha gustado, pues la película no aburre, y transcurre con rapidez desde su inicio hasta su final llena de momentos realmente notables y una gran claridad de narración.

El guión es una adaptación de la obra homónima de Neil Gaiman, conocido autor de fantasía y ciencia ficción, tanto en novela como en el mundo del cómic. Y Stardust, precisamente, es uno de sus cómics.

Me declaro un perfecto ignorante de la obra de Gaiman. Y por eso, no puedo deciros si la adaptación es fiel o no, y cuanto de la obra de Gaiman hay en la película y cuanto de novedad. Pero sea de quien sea el mérito, el guión ha sabido combinar muchas cosas que me han gustado. Por momentos, esta película quiere ser "La Princesa Prometida", y es que el cierto capitán obsesionado por su reputación no hace sino traerme ecos. En otras escenas, quise detectar homenajes a "Lady Halcón", quizás inspirados en los momentos en los que mi admiradísima Michelle Pfeiffer aparece singularmente bella. Los momentos en los que los personajes hablan de la inmortalidad, la aparición fugaz de un actorazo como Robert De Niro (en un papel realmente memorable) y los momentos del entrenamiento a bordo del barco me hicieron rememorar alguno de los mejores momentos de "Los Inmortales". Y los espectaculares paisajes que sirven de fondo a esta historia, me recordaron algo la Trilogía del Anillo (I, II y III). Todo ello combinado con maestría para alcanzar una historia propia que fluye con elegancia, y sazonado en especial por los secundarios, de entre los que destaco, aparte del ya mencionado Capitan Shakespeare, al grupo de hermanos hijos del Rey, fantasmas condenados a vagar hasta que haya un nuevo heredero. Sin olvidarnos de Billy, la cabra, o su dueño Bernard, personaje al que quizás se le podía haber sacado algo mas de jugo cuando es convertido en mujer. Y de los piratas... ¡no olvidemos a los piratas!

Y además, hace años, cuando todos los finales eran felices, yo renegaba de ellos. Entonces comenzó la tendencia de que, para hacer interesante una película, su final no era feliz. Pero lo que empezó como tendencia se generalizó, y ahora es casi norma. Por eso refresca volver un poco al final feliz. Y un final feliz, que, como diría V, solo es posible en el cine.

Luego pasamos a los aspectos visuales. Los efectos digitales son algo... como decirlos, sintéticos. Digamos que nos están muy bien conseguidos la mayoría de ellos, pues dan un aspecto de haber sido realizados con técnicas antiguas.
Pero este apartado queda sobradamente compensado por la fotografía. Y es que el color en esta película es COLOR, con mayúsculas, y la nitidez de imagen marea por la cantidad de detalles que nos muestra. Sin duda uno de sus mayores atractivos.

Y luego las interpretaciones. De la pareja protagonista, Charlie Cox y Claire Danes (nuestra eterna Julieta), me quedaría sin dudarlo con la fémina, que aporta bastante más carácter a su personaje, la estrella derribada. Adolecen ambos de un poco de falta de química, sobre todo al principio de la cinta, pero hacia el final la cosa mejora, después de un brusco enamoramiento catalizado por el Capitan Shakespeare, siendo este papel uno de mis favoritos, repleto de humor y alejado del tópico capitán duro.

O al menos no en lo privado. En boca de uno de sus tripulantes, la mejor palabra para definirle es "mariposón", personalidad que Robert De Niro construye a la perfección con graciosos ademanes. Luego esta mi diosa, Michelle Pfeiffer, que yo no se si es por el retoque digital y el maquillaje o que, pero esta señora está espléndida a sus 50 años. Cincuenta señores, y sigue siendo una diosa. Su interpretación es bastante decente.


Y también querría mencionar aquí al malo indeciso de esta película, Mark Strong, que interpreta a Septimus, el malvado último hijo del rey que busca el rubí que nuestra estrella caída lleva al cuello para convertirse en el heredero. Es quizás uno de los personajes peor tratados por el guión, pues comienza como un malo malísimo, y termina siendo algo parecido a un bueno sin cumplir ni participar en su objetivo de hacerse con el rubí, y ya que estamos, con la vida eterna.

En general, podría decirse que todos en esta película están a la altura del cuento de hadas en el que nos encontramos.

Luego tenemos el apartado musical. También a cargo de un desconocido para mi, Ilan Eshkeri, un compositor que dio el salto definitivo desde el mundo de los telefilmes recientemente, gracias a "Hannibal: El Origen del Mal". Y debo decir, que sin tener una sintonía que resuene en mi cabeza, es una banda sonora más que notable, que resalta los momentos de acción, de fantasía, toques de tensión... a mi me gustó y tuvo la virtud de no distraerme de la película demasiadas veces.

Y bien, creo que lo fundamental ya lo he analizado.

¿Cual es el resultado de todo esto?
Pues que ayer, cuando terminé de ver la película, quise volver a verla. Aunque en ese momento me retuve, pues ese impulso de que te cuenten el mismo cuento otra vez es algo que parece patrimonio de la infancia. Creo que la última vez que vi dos veces seguidas una película tenia 15 años, con Cazafantasmas. Pero hoy no he podido aguantar, y mientras comía, la volví a poner. Y ambas veces la disfruté, y ambas veces acabé con una sonrisa en los labios.

¿Porque tiene que ser este mundo tan feo, tan alejado de la visión que tienen los cuentos de hadas de lo que la gente querría que fuese el mundo? ¿Tan difícil es llevar ese sueño a la práctica?

Como ves, querido sobrino, me puse filosófico nada más verla. Y recuperé, no en su entera normalidad, pero si al menos un pedacito, de ese romanticismo que creí derribado por los sucesivos desengaños a los que me he visto sometido este particular Annus Horribilis.

Una película que hay que ver, aunque sea para escapar de la realidad a un mundo de fantasía en el que, por dos horas, ser feliz como solo los niños son felices.

Conclusión: 9 de 10.
Porque ver es creer. Gracias... necesitaba esto. Un Cuento de Hadas.

4 comentarios:

Rikku dijo...

Tú eres un ignorante de Gaiman (buahaha! pienso regodearme en ello, mi gran Dios!) pero yo sí conozco algo de él y te diré una cosa:
Es una mierda de adaptación pero no porque la película sea mala si no porque realmente es una mierda. Han cambiado tanto la novela (querido Dios, Stardust es una novela adaptada a cómic y posteriormente a película pero antes de nada, fue novela y preciosa, por cierto XD)que puedes ver la peli y leer el libro independientemente la una de la otra, te sorprenden ambas por igual.

No soy dada a comentar en blogs pero he tenido que hacerlo, comprendeme <.<

annie mynoa dijo...

definitivamente mr Quaid es una pelicula que te deja un buen sabor de boca y como diria mi madre santa hasta los adultos se vuelven enanos con la fantasia que te hace imaginar este filme, me encanto, y vaya que sin haber visto el corto, ni tampoco haber oido nada de ella y meterme al cine a verla solo por que se oye bonito el nombre hizo que saliera de la sala dandome de topes en la frente por no haberla visto antes.
concuerdo con cada palabra de tu entrada.
besicos :)

tito Quaid dijo...

Bueno, no me gusta mucho comentar mis propias entradas, pero aprovecho para presentar a todos los lectores de esta mi bitácora a Rikku, sacerdotisa del Quaidismo y consorte del querubín que anuncia mis apariciones a golpe de bajo eléctrico...

Rikku querida, estoy en pos de solventar mi ignorancia. Ya me he comprado la novela (junto a la Guía del Autoestopista Galáctico) y esta esperando a que termine la guerra mundial en Europa (me estoy leyendo "Los últimos 100 días" de John Toland) para ponerme a leerla con especial ilusión.

Un beso a las dos!

A dijo...

Hala, pues después de acabar de leerte Stardust, te puedes agenciar una copia de The Sandman (la obra por la que este autor se hizo archiconocido) y la serie de TV de una única temporada de Neverwhere (adaptada también al cómic).

Y si quieres más, pues pregunta. ;)