miércoles, 12 de agosto de 2009

Las Tierra de Nadie 2009

Tierra de Nadie
(extracto de la Guía del Autoestopista Galáctico)


… Evento religioso de celebración anual en el cual una serie de elegidos se reunían para hacer penitencia en una de las zona más calientes del planeta Tierra, sistema Sol (actualmente demolido), exponiéndose a las radiaciones y al cansancio en largas colas, y adorar a una extraña deidad denominada Efecinco, aunque también podría ser que se refiriese a la FE en el Cinco.

Si bien, esta es la definición más aceptada, el prestigioso historiador Nembulionano Zhkkxx XXGermi afirma que en realidad el evento era una migración con fines reproductivos de una subespecie menos evolucionada del homo sapiens, y por tanto más feliz, denominada Homo Frikus Ludensis. Desgraciadamente, el planeta donde se llevaba a cabo dicha reunión desapareció con la construcción de una vía interplanetaria de alta velocidad, lo que impide confirmar una u otra teoría.

Por fortuna, aunque los parecidos con el evento original son duramente cuestionados por los expertos, algunos estudiosos de los mitos terrestres afincados en el sistema Mercronimón celebran anualmente su propia versión del mismo. Como bien es sabido, solo podían entrar a las jornadas los que sobrevivieran al "Efecinco" (existen numerosas referencias a piezas metálicas recogidas en la órbita del planeta con dicha leyenda). Los mercrominomanos, han interpretado esto a su gusto, y reunen a todos los voluntarios al pie de una colina. Una lamentable coincidencia lingüística hace coincidir la palabra "Efecinco" con la que los mercrominomanos usan para “roca de 256 Toneladas que rueda hasta el final de una pronunciada pendiente arrasándolo todo a su paso”. Por ello, los que sobreviven dos veces a esta particular y sangrienta versión de juego de bolos, entran a una cola que dura cuatro días, en la cual son alimentados tres veces cada jornada, pero continuamente se les deja al sol, que en Mercronimón es una gigante azul y sus radiaciones letales. El hecho de vestir los hábitos sagrados de las jornadas, camiseta de manga corta de color negro y pantalones cortos, facilita que muchos se ahorren el tormento de los tumores de piel al morir deshidratados entre comida y comida.

Con todo ello, el festival es muy popular, y si quiere asistir, tendrá que reservar fecha con mucha antelación.

Recuerde que el consumo de bebidas alcohólicas esta rigurosamente prohibido, así como las chanclas de color azul o fucsia.
Lleve su propia toalla y quizás tenga una mínima posibilidad de supervivencia.


Querido Sobrino Gobbo:

Lamento haber tardado tanto en actualizar, pero resulta que también tengo derecho a unas vacaciones, y más después del año que llevo. Lamentablemente, después de mi merecido retiro, me he reencontrado con mi trabajo y directamente, sin periodo de aclimatación ni nada, también con la nueva revisión. Y eso supondrá de nuevo, una larga ausencia. Pero bueno, entremos al meollo de la cuestión. De como descubrí en las TdN 2009 que objeto es sencillamente fundamental para cualquier viajero que se precie. Las Toallas.


Las toallas son, posiblemente, uno de los objetos más versátiles del universo. Esa verdad absoluta recogida en la Guía por excelencia para un buen trotamundos (la guía del autoestopista galáctico) no deja de renovar su significado a cada descubrimiento que se hace de su utilidad. No solo como abrigo, esterilla, manta, vela, arma cuerpo a cuerpo (si está mojada), filtro antigases, protector ocular, disfraz, señal de emergencia, refuerzo psicológico de una imagen de persona preparada para la vida vagabunda y por supuesto, para secarse.
También sirve, por ejemplo, como escoba para barrer la tienda de campaña en que este año te toca dormir cuando acudas a las TdN.

Más allá del tono de guasa, estas no han sido mis mejores TdN. He pasado casi todo mi tiempo apoyando proyectos de otras personas o sirviendo de voluntario que haciendo algo que de verdad me gustase, y lo cierto es que al final llegue a preguntarme si quería estar en las TdN. Ahora mismo me pregunto si querré volver al año que viene. He echado en falta cinco minutos para hablar con mucha gente que desgraciadamente, solo puedo ver aquí. Y más con el año de curro que llevo.

Solo un par de noches tuve libre, y por falta de coordinación con los colegas, me lo pasé, uno buscando algo que hacer, y terminé siendo enseñado a jugar al Dixit (Soy un asco de reportero... grupito, olvidé vuestros nombres, si veis este post reclamad vuestro sitio en mis lineas y mi corazoncito). Recomiendo fervorosamente el Dixit, aunque no sea un juego de morirse de risa. Es más bien poético, imaginativo y adorable. Solo las postales ya merecen la pena.



Es un juego de engañar, pero no engañar demasiado. Es la mejor definición que puedo dar. Tenéis vuestras cartas en la mano, os toca proponer, y cogéis una de las vuestras. La dais un titulo que la represente, sea directa o alegóricamente. O un nombre, o un color. Lo que queráis.
Después, la ponéis en la mesa, boca abajo. Los demás, escogen de entre sus cartas la que más se aproxime. Se barajan y se muestran. Luego se apuesta.
Si todos apuestan por tu carta, mal.
Si nadie apuesta por tu carta mal.
En definitiva, recomiendo jugar.

Pese a todo, es preciso decir que hice cosas en las que me había comprometido, con lo cual no tengo derecho a quejarme, y menos en vista de los resultados. Por ejemplo, fue un placer algo estresante ayudar a Tzalem y su tropa con la confección de los Triunfiñecos y su posterior inmortalización. Llevo un vídeo colgado, más adelante haremos una entrada de esta bitácora totalmente monográfica, pero aquí tenéis uno de adelanto.


Fui un Bardo Bastardo por expresa petición de Maria aka Isanne aka Shaskha, y aunque todo el mundo dice que lo hice bien, entre que me parecia más al Capitán Alatriste y la tensión que supuso el que ambos masters me revelasen la importancia vital de mi papel antes del vivo me presionó un poco. Me gustaría ver el cuento de veinte minutos que improvisé, porque si digo la verdad, he olvidado hasta de lo que iba de nervioso que me puse. Algo que nunca me había sucedido y que motivaran, en parte, la siguiente bitácora que publicaré seguida de esta, dedicada en exclusiva a los juegos de rol en vivo.

Que arte tiene Fiber para las fotos. Hasta parezco digno.

Reeditamos el Frikimusical, con las mismas canciones que el año pasado, mismo sistema que el año pasado, mismo pitorreo y buen rollo que el año pasado... pero muchos menos participantes, y creo que en eso puedo quejarme un poco, tampoco mucho, de la organización por no haber puesto a tiempo la actividad en las listas, en la web o en la zona de inscripción. Tampoco esperaba llenazo pero podría haber ayudado.

En fin, que unas TdN para recordar por la genial partida de Mel que se redució solo a la creación de personajes (agua por la nariz creo que puede dar una medida de las risas que nos echamos), y los temas desagradables, olvidarlos y a aguantar un poco más en lo que queda de año. Pronto en el horizonte, ya se ven las Ayudar Jugando.

Allí estaremos.
Y sin otro particular se despide de ti, tu tío, Quaid el viajero.

2 comentarios:

isanne dijo...

Jo, no queríamos presionarte mucho... pero sabíamos que lo podías hacer muy bien, y de hecho creemos que tu interpretación fue memorable :D

Pero hubiera preferido que hubiera sido menos memorable y tú te hubieras llevado mejor recuerdo y pasado mejor. A nosotros nos hiciste pasar un gran rato :D

A ver si la revisión te permite visitarnos en Zaragoza ;-)

Mel García dijo...

Pues no te creas que me dio bajón la partida. Yo que siempre había creído que solo tenía dos talentos (El ingles y dirigir partidas) y me da a mi que me quedé solo en uno.

Gracias a Crom que el otro día me recuperé un poco porque creo que la partida de Mouse Guard salió bien, pero...

Eso sí, las risas de la creación de PJs fueron grandes (¿quien iba a decir que el resultado de "Secuestrado por los bárbaros" podría tener semejantes dobles sentidos?)