jueves, 31 de diciembre de 2009

How I meet your friki… Fiber.

Querido sobrino Gobbo:



Erase una vez, un hombre a una Nikon pegado.
Era un fotógrafo superlativo, un buen hombre sin igual.
Era un tipo tan buena gente, que me hace sonrojar.
Porque aunque mucho digo que al envejecer
a Sean Connery me quiero parecer,
en realidad es Fiber quien merece
ser el ejemplo a alcanzar.




Hacía mucho de la última vez que hice un elogio de uno de mis más valiosos amigos. Mucho trabajo, puede. Vagancia más probable. Y es imperdonable, porque yo, como individuo más bien mediocre y del montón (sin discusión, reconózcolo) solo puedo preciarme de estar rodeado de gente la mar de interesante, maja y agradable. Ejemplos a imitar.



Este es un perfil de Fiber, nuestro Hagrid particular. Personaje fantástico con el que compartía (y digo en pasado porque ahora a adelgazado hasta ganarse el apodo de "el flaco") aspecto físico y sobre todo, su buen corazón y cierto aire de inocencia.

El friki de esta entrada es, sin embargo, un hombre lleno de defectos. Para empezar es demasiado bueno. Tan bueno que me hace sentir mal, mediocre, interesado y falso. Y eso es porque cada gesto que hace, lo hace de corazón y ni siquiera dedica un segundo de su mente a valorar si tiene que hacer lo que hace o no. Lo hace porque esta bien y le sale así.



Legendaria es ya su hospitalidad. Y a colación viene el hecho de como lo conocí. Bueno, no como lo conocí sino como empece a conocerle, porque aunque lo conocía por el foro de El Templo de Hécate y lo había visto en las Tierra de Nadie de 2006 y 2007, lo cierto es que no habíamos cruzado demasiadas conversaciones. Es decir, un friki más del montón de frikis que conoces y que si te preguntan su nombre, el real no el apodo, tendrás dificultades en acertar.

Esa es mi vergüenza. Pero se me ocurrió publicar en El Templo, en vísperas del Salón del Manga del 2007, que iba a ir a Barcelona para conocer a gente de otro foro, Tentencafe para más señas. A Fiber le faltó tiempo, literalmente, para engancharme en una conversación de messenger y primero preguntar educadamente si quería quedarme en su casa. Como quiera que yo, por aquel entonces aun algo vergonzoso en estas lides, pretendía irme a un hostal que unos amigos de tentencafe estaban reservando, pasó directamente a las amenazas. No iba a consentir que un amigo suyo pagase un solo euro por pasar la noche bajo techo teniendo el una habitación libre.

Y así fue como fui conocedor de la hospitalidad de Fiber, algo que con el tiempo se ha ido repitiendo, hasta límites que rozan la santidad. Fiber ha llegado a irse de su casa a dormir a casa de sus padres para que una persona más pueda dormir bajo techo. No se si yo sería capaz de algo semejante. Al menos, no se si lo podría hacer con su naturalidad.

Aparte de estos detalles de buena gente, nunca le he visto un mal gesto con nadie. Y de nuevo, para mi bochorno, tengo aquí que confesar que es otra cosa que de el tengo que aprender. Puede que su tono sea algo vehemente en ocasiones, pero siempre es educado. Yo por contra tengo la "mecha corta", y exploto con facilidad. Y como todo artefacto explosivo, por lo general explota contra inocentes. Siempre recordaré con vergüenza, aun más, con oprobio, una vez que cabreado por motivos y personas diferentes, discutí a voces (solo yo, porque Fiber no perdió la compostura) a cuenta de un estúpido cable Euroconector (al que dios confunda).
Desde estas lineas te pido disculpas amigo Fiber. Ojalá algún día me pueda parecer a ti.

Y más o menos este es el final de esta entrada, así como el cierre anual de esta humilde bitácora, indigna del tiempo que pasáis leyéndola.

Os deseo unos venturosos días, un feliz evento etílico en año nuevo, que os regalen muchas cosas los Reyes Magos, Papá Noel y el Ratoncito Pérez si es menester.

Se despide por este año vuestro tío, Quaid el viajero.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Ayudar Jugando 2009 du fromage.

Querido sobrino Gobbo:

(Nota del autor: entrada escrita el pasado domingo y que no ha sido posible publicar hasta este mismo momento)

Estoy haciendo tiempo en el trabajo entre tarea y tarea, y dando vueltas por la planta, echando alguna que otra foto a ver si alguna sale decente.

Un quemador de carbón haciendo su trabajo.

Me acabo de enterar de que hoy por la tarde, un maldito domingo, también tendré que venir. Debo recordar traerme el trípode si quiero sacar fotos decentes.

Símbolo fálico donde los halla.

Y voy pensando que ha pasado ya más de una semana desde las últimas Ayudar Jugando y nada he dicho del asunto. Pero, ¿que decir? Podría decirse que de las jornadas Ayudar Jugando ya está dicho casi todo (aquí y aquí). Las más bienintencionadas de cuantas concentraciones frikis se celebran en España tuvieron lugar nuevamente en el Casinet de Hostafranc durante el puente de la constitución.

La turba jugando.

Nuevamente, los frikis acudimos a dejarnos la paga extra en cositas sin mucho sentido, cosas que nuestras madres (o esposas a estas alturas ya), tiraran como basura, pero que para nosotros son más valiosas que nuestra propia existencia.

"Papa, de mayor quiero ser notario... de verdad.”

Comics, juegos de rol, novelas de dudosa calidad, figuritas articuladas, un Excalextrix versión Star Wars, una maquina recreativa como la que algún día tendré en mi salón de juegos privado (aunque a este paso será cuando me jubile)...

¡Tantatachan tachan, tachan tatachan!

Por desgracia tuvimos algunas ausencias notables en el registro, sobre todo amigos (Mel, Andres, Isil, Draud...), y un presentador de la subasta que tiene su toque especial Chemapamundi, aunque fue dignamente reemplazado.

Lo dicho, poco puedo decir ya que no se haya dicho anteriormente. Que fuimos de cena Tedenera veintiocho elementos, que nos fuimos de juerga a la Oveja Negra, y que servidor se dejo 209€ para los niños, en forma de:

  1. Segundo Tomo de El Jovencito Lovecraft, con dedicatoria y dibujines.

  2. Serie limitada de 19 números de Los Cuatro Fantásticos, firmada por Carlos Pacheco.

  3. El fantástico Dixit, un juego adorable, y con la adorable dedicatoria (y dibujito) de sus autores.

Hubo quien gastó más, como el señor Nobane, que arrambló con la colección completa de los libros de AD&D Elige tu propia aventura, pero aun más mi adorada (tono Chicho Terremoto) Rosita, que se hizo con la habitación tedenera por un pastón que hasta me sonroja mencionar aquí.

Jugamos a Poker Texas Holdem, al Dixit, visité a unas amigas que hacía tiempo que no veía, cierto carrusel de regalo fue entregado, me entregaron una camiseta de los Cazafantasmas que me esperaba desde hacía más de un año, conocí a gente interesante, desconocidos de Facebook se identificaron y hubo momentos memorables que se podrían resumir en las frases selectas:

No se si está en la lista... pero apuesto a que YO si estoy en la suya.

Estoy de acuerdo contigo Nobane” (y se le rompió un engranaje)

“¡Mira! ¡Un taxi de Barcelona!”

“¡Cuidado con el tiburón! ¡Cuidado que se'tescapa! ¡Cuidado con el tiburón, Ramón!”

“... el problema es que en tu caso me lo creería”

¡Pero que gesto más ideal fashion de la muerte!

“¡Omelette du fromaige!”

“Creo que Quaid ha levantado una ceja para pujar” (y me volví estatua de sal)

Como diría Torrente... el amor...

Y muchas otras que seguro que entre los vapores alcohólicos del destornillador que me sirvieron (que no llevaba naranja, llevaba colorante alimentario), y los desplazamientos he terminado por olvidar.

Nos volveremos a ver al año que viene, segurísimo que si.

¡POR LA SONRISA DE UN FIBER!*

*© Frase cómica creada por el Sr. Nobane. Utilizada sin el permiso expreso, solo de palabra, dada vagamente y sin saber de lo que hablaba.